Libertad desde cualquier ángulo

7 min de lectura
La receta del éxito de Ellen von Unwerth es su percepción de la feminidad. Al volante del nuevo BMW Serie 8 Gran Coupé por París, la fotógrafa estrella nos habla del empoderamiento femenino, de su inspiración y del poder de mantenerse fiel a uno mismo.

22 de septiembre de 2020

Activar notificaciones push

Movilidad cargada de innovación, tendencias de futuro que emocionan y velocidades de infarto: Suscríbase a las notificaciones de nuevo contenido ahora.

Suscripción exitosa.

Suscripción fallida.

Si necesita ayuda, siga el enlace de soporte.

En momentos de gran incertidumbre, las personas inspiradoras desempeñan un papel muy importante en el ámbito de la cohesión social. Las historias de éxito personal pueden hacer reflexionar y motivar al mismo tiempo. La fotógrafa de moda Ellen von Unwerth es una de estas personalidades extraordinarias. Desde hace décadas, la artista oriunda de Fráncfort ha influido en el arte y los medios de comunicación con su estilo, típicamente obstinado. Tiene una capacidad legendaria de extraer una expresividad máxima a las modelos, con unas dotes de dirección que les permiten, literalmente, salir radiantes en las fotos. A veces, son incluso los momentos que se dan inmediatamente después de acabar oficialmente la sesión de fotos cuando la fotógrafa capta la instantánea perfecta.

Además, conoce bien ambos lados de la cámara, ya que ejerció de modelo durante diez años, una experiencia que supuso la base de su carrera como fotógrafa. Ellen von Unwerth empezó a ser reconocida internacionalmente en 1989, gracias a la campaña de Guess con Claudia Schiffer. Entre sus obras se incluyen ahora docenas de voluminosos libros de fotografías y piezas que han aparecido expuestas en numerosas exposiciones de museos, como la retrospectiva «Devotion! 30 Years of Photographing Women» que se exhibió en el museo Fotografiska de Estocolmo y luego para la inauguración de la nueva Fotografiska en Nueva York.

En esta entrevista, Ellen von Unwerth nos habla del liderazgo y la fuerza interior, de la independencia y el sentido de la responsabilidad, y de sus fuentes de inspiración personales.

En el vídeo: Ellen von Unwerth y su viaje personal

Señora von Unwerth: ¿tiene la sensación de tener una perspectiva propia del mundo? ¿Es eso lo que la diferencia del resto de la gente como fotógrafa?

Ellen von Unwerth:
Todo el mundo tiene una perspectiva propia. No creo que mi percepción sea diferente a la del resto del mundo, pero sí que tengo buen ojo para la fotografía de moda, una urgencia por capturar una situación, un momento, una iluminación bonita, una expresión, un movimiento... También el deseo de expresar una idea que tenga en la cabeza, de darle forma junto a un equipo creativo y unos actores y plasmarla sobre el papel. Ese ojo para la fotografía es un poco una mezcla de espíritu y percepción visual.

¿Qué le sirve de motivación?

Ellen von Unwerth:
Me fascinan en general las personas y las historias. Lo que me motiva principalmente a coger la cámara y sacar fotos día tras día son las personas con las que me encuentro y que me sirven de inspiración. También las historias que quiero contar, basadas en la vida real, o películas y cuadros. Como fotógrafa, me encuentro entre el pasado, el presente y el futuro.

© Ellen von Unwerth

¿Cuál cree que es su propósito?

Ellen von Unwerth:
Mi objetivo es inspirar a la gente, causarles alegría o provocarles emociones. Quiero perpetuar momentos de una vida, para que se conserven de cara a las próximas generaciones y sirvan como testimonio visual de lo que yo he vivido.

¿Cómo han determinado su punto de vista sus experiencias vitales? ¿Hasta qué punto le ha influido el tiempo que pasó en el circo?

Ellen von Unwerth:
Cuando era niña, soñaba con ser princesa. Me envolvía en vestidos de telas sedosas y recorría la casa bailando. Para mi desgracia, me dijeron que me iría mejor como payasa que como princesa. Por aquel entonces no sabía que esa posibilidad sería real poco después. Cuando acabé de estudiar, el Circo Roncalli vino a mi ciudad, y me entusiasmó. Tras ver el espectáculo, me dirigí al director y le pregunté si sería posible trabajar con él. Me miró un momento y me dijo: «Empiezas mañana». Y no como payasa, sino como artista de circo, en un papel serio. Naturalmente, esta experiencia ha desempeñado un papel fundamental en mi proceso creativo, pero también el hecho de haber vivido en una comunidad hippie en las montañas de Baviera durante una temporada.

¿Cuál ha sido la parte más importante del desarrollo de su personalidad como artista?

Ellen von Unwerth:
Mi carrera artística ha sido un viaje. Estoy trabajando casi siempre, viajo por el mundo y conozco a personas increíbles. Estoy muy feliz y agradecida de poder vivir así, haciendo lo que me gusta hacer. Hay algunos acontecimientos de mi vida que pueden haber resultado más destacables que otros, ya que han provocado cambios fundamentales en mi carrera. Recuerdo especialmente la campaña de Guess con Claudia Schiffer, ya que me ayudó a obtener reconocimiento internacional. También una de las exposiciones que he hecho en museos más recientemente, una retrospectiva titulada «Devotion! 30 Years of Photographing Women», en el Fotografiska de Estocolmo primero, y en la inauguración del nuevo Fotografiska de NueYork después.

¿Cuál ha sido la parte más importante de su desarrollo personal?

Ellen von Unwerth:
La verdad es que no distingo mi vida personal de mi vida artística. Naturalmente, soy una persona pública y también tengo mi esfera privada, y me gusta separarlas. Sin embargo, siempre tengo una actitud creativa y tiendo a pensar en mis proyectos todo el tiempo. Mi familia desempeña el papel más importante en los momentos en que me esfuerzo más por ser yo misma.

 

¿Su época como modelo ha influido en su estilo como fotógrafa? ¿Ha tenido algo que ver en cómo coloca y fotografía a las modelos famosas?

Ellen von Unwerth:
He trabajado como modelo diez años, así que he vivido muchas sesiones y producciones a este lado de la cámara. Tengo bastante carácter y siempre he expresado mi personalidad a fondo. Lo que más me frustraba era que siempre me decían que me quedara quieta y sin apenas expresión al posar. Cuando empecé a sacar yo las fotos, tenía la idea de que debía destacar precisamente la personalidad, la expresividad, la autoestima y la belleza de la gente. Que el mundo debería verla de una forma distinta, a través de mis ojos, por así decirlo. Quería que la vida emanase literalmente de las fotografías. Y esto es algo que siempre tengo en cuenta al fotografiar a mujeres: la modelo de fotografía debe ser capaz de ser ella misma y de disfrutar trabajando. Esto favorece que se las perciba como seres humanos y no como objetos.

¿Qué nivel de importancia ha tenido la libertad personal y la autonomía en las distintas etapas de su carrera?

Ellen von Unwerth:
Siempre he sido muy autónoma, durante toda mi carrera. Internet facilita que las personas creativas como yo compartamos nuestro propio trabajo y creemos una plataforma, o una comunidad, que pone en contacto directo al artista con su público. Me gusta utilizar las redes sociales para exponer mi trabajo, y hay mucho fotógrafo en Instagram. En 2018, además, lancé mi propia revista, llamada «Ellen von Unwerth’s VON». Me da la oportunidad de compartir con la gente las historias que he inmortalizado sin la presión y la censura que pueden conllevar los grandes medios. Creo que es genial poder trabajar con medios y marcas de primer nivel y a la vez poder realizar mis propios proyectos de forma independiente.

¿Cuál es su mayor miedo?

Ellen von Unwerth:
¡Los clones! Me da bastante miedo el camino que puede tomar el desarrollo científico y tecnológico en este sentido. El carácter único de cada individuo es nuestra mayor fortaleza.

¿Qué ha aprendido de sus horas bajas y cómo las ha afrontado?

Ellen von Unwerth:
Siempre hay que mentalizarse de que el vaso está medio lleno, no medio vacío.

Quiero perpetuar momentos de una vida, para que se conserven de cara a las próximas generaciones y sirvan como testimonio visual de lo que yo he vivido
Ellen von Unwerth

¿Ha habido algún momento en que haya seguido su instinto y su visión creativa en lugar de escuchar a aquellos que tenían opiniones diferentes sobre su arte y sus ambiciones?

Ellen von Unwerth:
La libertad es un activo enormemente importante que los artistas hemos de conservar. He conocido a personas que han intentado lastrarme, cambiar mi estilo o el curso de mi carrera, dándome consejos sobre qué dirección debería haber tomado. Creo que es importante mantenerse fiel a lo que quieres hacer. Y también a tu propio estilo. Las modas vienen y van; debes escuchar a tu corazón, seguir el camino que te inspire, incluso aunque no le guste a todo el mundo.

¿Hay algún patrón de pensamiento que le haya servido como base para su éxito?

Ellen von Unwerth:
Creo que el entendimiento del éxito varía de persona a persona. Para mí, el éxito es haber sabido reconocer mi talento y haber podido vivir de él, haber sido valorada por él. Lo que me ha permitido hacer esto es mi estilo a la hora de dirigir, una mentalidad positiva, abierta y creativa, además de haber trabajado muy intensamente.

¿Ha habido algún proyecto en el que haya tenido que superar unas circunstancias especialmente difíciles?

Ellen von Unwerth:
Tengo un estilo muy específico. Las agencias de fotografía y demás clientes acuden a mí porque quieren exactamente eso. No suele ocurrir que me pidan algo radicalmente diferente de mi estilo. Y cuando algo parece ser especialmente difícil, lo abordo como un desafío. A veces, el resultado es sorprendente y me cambia el punto de vista, me abre los ojos. El proceso de selección de modelos para una sesión también me resulta muy importante, tengo que trabajar con gente que esté más o menos en mi onda. Y no tiene nada que ver con el idioma, pero si la química falla, me cuesta mucho sacar buenas fotos. Cuando hace falta, me saco un as de la manga: una copa de champán puede obrar maravillas.

¿Qué querría lograr socialmente?

Ellen von Unwerth:
A menudo me han dicho que mis fotos parecen estar vivas y que resultan placenteras para la gente. Creo que puedo aportar alegría a los demás expresando mi punto de vista, una perspectiva femenina, que es mi forma de influir en la sociedad. El empoderamiento femenino es un aspecto cada vez más protagonista. La gente reconoce que mi trabajo puede influir en la sociedad y combatir al patriarcado, al retratar a las mujeres y su feminidad a través de su carácter único, fuerte y personal.

¿Quién le sirve de inspiración?

Ellen von Unwerth:
Me inspiro en muchas cosas diferentes. Saco muchas ideas y sugerencias de la propia vida: de películas, de personas, de música, de fiestas, de representaciones artísticas, de cuadros e incluso de sueños. Algunos fotógrafos famosos, como Helmut Newton o Jacques-Henri Lartigue (que son mis favoritos) me sirven de inspiración. Los diseñadores y la ropa que diseñan, o las pasarelas que se celebran, también son una fuente de inspiración. Si eres capaz de capturar la esencia del universo de un diseñador, la narrativa que puedes crear es muy, muy rica. Llevo más de 30 años fotografiando moda y nunca me canso de descubrir ropa increíble.

Fotos/Vídeo: CNN; Autor: Markus Löblein