Movilidad urbana: descubra 5 tendencias para el futuro

8 min de lectura

¿Cómo será la movilidad urbana del mañana?

Para clasificar correctamente el presente y las tendencias del futuro, nos aventuramos en un viaje a través del tiempo. Le llevamos con nosotros a un tiempo pasado y futuro.

3. septiembre 2019

Londres, 1800: la ciudad era una de las 3 ciudades más grandes del mundo, y logró romper la barrera del millón de habitantes. Una densa red de líneas ferroviarias permitía a los viajeros de los alrededores llevar a cabo su trabajo en el centro, una vez que las zonas rurales se fusionaron con el centro de la ciudad. Pero en el centro pronto atascaron las calles los carruajes tirados por caballos, que actuaban como medio de transporte. Con la construcción de la primera red de metro del mundo en el año 1860, la ciudad quiso superar este desafío. Solo 40 años después, la capital del Imperio Británico era, con mucho, la ciudad más grande del mundo, con unos 6,7 millones de habitantes.    

Actualmente hay más de 500 ciudades de más de un million de habitantes mundial. Algunas megaciudades tienen una población de más de 20 millones de habitantes (Naciones Unidas). La mitad de la población mundial (Naciones Unidas) utiliza solo el 2 por ciento de la superficie terrestre (Agencia Europea de Medio Ambiente). Estos aproximadamente 4200 millones de personas (Naciones Unidas) consumen el 70 por ciento de la energía mundial (IOPscience). Incluso hoy en día, la red de metro no es suficiente para detener el ruido de la caravana de automóviles y contrarrestar el colapso del tráfico. Las buenas noticias: existen tendencias y soluciones prometedoras para la movilidad urbana del mañana.

Tendencia 1

▸ Vehículos eléctricos: mientras zumban, mejoran la movilidad urbana

Los visitantes de las ferias de coches de época pueden caer enseguida en la nostalgia al ver las carrocerías pulidas que se exhiben. En aquel momento, estos vehículos no eran exactamente la forma de locomoción más respetuosa con el medioambiente, pero los modernos motores de combustión son ahora mucho menos contaminantes. Para una lograr una mejor calidad del aire, el desarrollo silencioso de la movilidad eléctrica, con solo un zumbido, es una contribución decisiva (➜ Coches híbridos enchufables: comparative de électricos).

Estado actual en Europa: el «eléctrico de los canales» como modelo a seguir

Dentro de Europa, Noruega es probablemente el ejemplo más conocido de movilidad eléctrica. Pero los Países Bajos, especialmente Ámsterdam, también están haciendo progresos constantes en este ámbito: la movilidad urbana se está electrificando cada vez más y, como resultado, mejora la calidad del aire.

He aquí hay un ejemplo: aquellos que compren un vehículo eléctrico en Ámsterdam pero no dispongan de aparcamiento propio con conexión eléctrica pueden utilizar gratuitamente la estación de carga más cercana que la ciudad pone a su disposición. De 300 estaciones de carga en el año 2011, el número ya había crecido a 2400 a mediados de 2018. Para 2019, se espera que la red de estaciones de carga más densa de Europa alcance los 4000 puntos de carga. También hay una subvención de hasta 5000 euros para los coches utilizados con fines profesionales; para los camiones, hasta 40 000 euros (a fecha de mayo de 2018). El objetivo es garantizar que para el año 2040 solo vehículos eléctricos se desplacen entre los canales.

Un vistazo a China: el reino de la movilidad eléctrica

Iniciativas como «Ámsterdam eléctrica» demuestran que la motorización eléctrica ya tiene presencia en Europa. Sin embargo, no cabe duda de que el mercado chino de «vehículos con nuevas energías» ha avanzado más. Alrededor del 60 por ciento de los vehículos en todo el mundo de nueva matriculación y eléctricos están matriculados en China. Tienen 330 000 puntos de recarga pública disponibles para unos 2,6 millones de vehículos.

La movilidad eléctrica es un elemento clave de la iniciativa estatal «Made in China 2025». Según el plan, los «vehículos con nuevas energías» representarán el 20 por ciento de las nuevas matriculaciones este año. Las empresas que producen más de 50 000 automóviles dentro de sus fronteras nacionales en el año 2019 deben vender al menos el 10 por ciento de su flota en forma de automóviles de este tipo. Estos incluyen vehículos con propulsión eléctrica o a pila de combustible y vehículos híbridos enchufables.

Hidrógeno, gas natural y compañía: hacia el futuro con conceptos de propulsión alternativa

Los vehículos alimentados por baterías tienen ahora una autonomía de cientos de kilómetros, y la expansión de la infraestructura de estaciones de carga también avanza a un ritmo cada vez más rápido.

Además de las ideas para las estaciones de intercambio en las que se pueden cambiar las baterías, algunas empresas también están considerando otra tecnología de propulsión para solucionar la situación: los vehículos con pila de combustible pueden repostar el hidrógeno que necesitan en tiempos comparables a los de los motores de gasolina o diésel. En lugar de una batería, se utiliza una pila de combustible en este desarrollo. Obtiene energía de la reacción química del hidrógeno y del oxígeno. Pero en muchos lugares las estaciones de servicio de hidrógeno todavía no se pueden encontrar.

Tendencia 2

▸ Movilidad bajo demanda: coche compartido en lugar de propiedad privada

La movilidad urbana del futuro debe ser eléctrica, lo que parece claro desde el punto de vista medioambiental y de la salud. Pero la reducción de la contaminación no mejora en absoluto el flujo del tráfico en las ciudades congestionadas. Hasta un 40 por ciento de todo el tráfico en centro de la ciudad se debe a la búsqueda de plazas de aparcamiento. Sin embargo, si varias personas comparten un coche, esto significa que se necesitan menos plazas de aparcamiento y se mejora la movilidad urbana. El coche compartido es el concepto asociado, en el que se distinguen dos tipos principales:

1. Proveedores de coches compartidos estacionarios    
En el caso de los proveedores de coches compartidos estacionarios, deberá devolver el coche a su plaza de aparcamiento fija al final del período de alquiler.

2. «Freefloater»    
Con los llamados «freefloater», puede estacionar su vehículo en un área más grande, pero definida.

Nuestro Glosario de Movilidad Compartida le ofrece más información sobre los diferentes conceptos de coche compartido (➜ Los terminos clave de la "movilidad compartida").

Si bien a finales de 2011 había casi 700 000 usuarios de coche compartido en Europa, se calcula que habrá alrededor de 15 millones para 2020. Alemania también puede echar la vista atrás en cuanto al crecimiento: a principios de 2019, se registraron alrededor de 2,46 millones de clientes de coches compartidos, 350­ 000 más que a principios de 2018.

La creciente popularidad del concepto de movilidad con coche compartido va acompañada de un cambio en el comportamiento de los consumidores, especialmente entre los grupos de población más jóvenes. En la economía compartida, la atención ya no se centra en la propiedad, sino en el servicio: en lugar de tener su propio coche, la movilidad es mucho más importante. Y este deseo de movilidad también puede tener un efecto positivo en las calles parcialmente llenas y en las plazas de aparcamiento de las ciudades: diversos estudios afirman que un solo coche compartido puede sustituir de 8 a 20 vehículos privados. La tendencia a la movilidad a la carta se ve estimulada por las posibilidades de la digitalización. En las plataformas en línea, los usuarios pueden utilizar aplicaciones para determinar la disponibilidad y la ubicación de los vehículos, reservarlos y, por lo general, también abrirlos.

Vehículos de transporte con conductor

Mientras que el uso compartido del coche es cada vez más popular, hay otro concepto que es un medio popular de movilidad urbana, especialmente en los Estados Unidos: los vehículos de transporte con conductor. Con este se puede encontrar y reservar un viaje privado con una aplicación. En el otoño de 2018, el 36 por ciento de los adultos estadounidenses declararon que ya habían utilizado un servicio de vehículo de transporte con conductor (Pew Research Center).

Tendencia 3

▸ Conducción autónoma: deje el trabajo al coche

Como usuario de coche compartido, todavía tiene que hacer el camino hasta el vehículo. Pero en un futuro no muy lejano, su vehículo podría conducir hacia usted como por arte de magia. Lo que suena a ciencia ficción hace tiempo que ha dejado de ser una visión excéntrica del futuro y se ha convertido en el objetivo claro de muchos centros de investigación y desarrollo (➜ El camino hacia la conducción autonóma). El camino hacia la conducción autónoma se lleva a cabo a través de 5 niveles, donde los niveles 1 y 2 es lo común actualmente en la mayoría de los vehículos (➜ Los cinco niveles de la conducción autónoma).

En el siguiente paso del desarrollo, el objetivo no es solo alcanzar el tercer nivel con los vehículos de prueba en funcionamiento, sino también hacer que la conducción altamente automatizada en el tráfico sea apta para el uso diario, y mejorar así la movilidad urbana.

La conducción autónoma lleva a una nueva infraestructura

Los planes y desarrollos futuros para la conducción autónoma irán acompañados de cambios en la infraestructura existente, lo que a su vez influirá en la movilidad urbana. De esta manera, existe mucho potencial, pero también algunas preguntas que responder:

  • Menos espacio de aparcamiento y más espacios verdes para las ciudades: los coches conducen por su cuenta desde una persona a otra, y los recogen para llevarlos a su destino. Este escenario no solo podría hacer que se necesitaran menos coches, sino también reducir el número de plazas de aparcamiento. Se trata, al menos, de una idea muy extendida, que permite albergar la esperanza de que se creen más espacios verdes y se mejore la calidad del aire en las ciudades. Pero, ¿cómo deben estructurarse los aparcamientos y las plazas de aparcamiento de acuerdo con esta idea? ¿Qué consecuencias tiene esto para la planificación de las ciudades?
  • Los atascos de tráfico pronto podrían ser cosa del pasado: la comunicación de coche a X promete una interconexión eficiente de coches, señales de tráfico y semáforos. Con esta tecnología, los usuarios en el tráfico podrían guiarse de forma tan eficiente que haya muchos menos tiempos de espera en la carretera. Pero todavía quedan muchas cuestiones técnicas por resolver, como por ejemplo: ¿deben estar equipadas las señales de tráfico con sensores especiales que señalen a los vehículos que hay disponible un hueco o similar?
  • Un cambio seguro y gradual: es improbable que el cambio hacia la conducción autónoma se produzca de repente. Esto plantea la cuestión de cómo pueden coexistir en el tráfico los vehículos autónomos y los controlados por conductor. ¿Serían necesarios incluso dos carriles para el período de transición entre vehículos parcial y totalmente autónomos con el fin de evitar malentendidos entre los diferentes niveles de desarrollo durante la conducción?

Tendencia 4

▸ Comunicación de coche a X: cuando todo se comunica con todo y con todos

La comunicación coche a X está estrechamente relacionada con la conducción autónoma. Los automóviles en red pueden conectarse en tiempo real (de coche a coche), así como con objetos de su entorno (por ejemplo, con dispositivos móviles o redes de radio: coche a móvil), y comunicarse entre sí. Conduciendo de forma autónoma, los vehículos se unen para formar una caravana y actúan como un solo vehículo. La deceleración y aceleración simultáneas optimizan el flujo del tráfico. Ya hoy en día algunos modelos pueden interactuar con otros vehículos u objetos de su entorno. Advierten a otros usuarios de la carretera de obstáculos tales como atascos de tráfico o de hielo negro, para que puedan reaccionar con rapidez. Cuantos más coches estén equipados con esta tecnología, más accidentes se podrán evitar; al menos este es el representación ideal del concepto de movilidad. Huelga decir que este escenario tiene un gran potencial para el tráfico urbano denso.

Tráfico inteligente en Wuxi

Quien quiera experimentar lo que la comunicación coche a X puede hacer por la movilidad urbana, definitivamente debería viajar a Wuxi en China. Alrededor de 1,76 millones de vehículos están en movimiento en la metrópoli, con coches, autobuses, semáforos y señales comunicándose entre sí. A los conductores se les comunica cuando van demasiado rápido, y un sistema de alerta temprana les informa de cualquier obstáculo que pueda surgir. Un sofisticado sistema de semáforos analiza y optimiza constantemente el flujo de tráfico e informa al conductor de cuánto dura la luz en verde. Por lo tanto, las frenadas repentinas (otra fuente potencial de congestión) son, teóricamente, cosa del pasado.

Tendencia 5

▸ Movilidad urbana y transporte público local

Londres lo estableció ya en el siglo XIX: el transporte público local desempeña un papel importante en la movilidad urbana para aliviar la congestión de las calles. Desde entonces, sin embargo, los autobuses y el metro han alcanzado sus límites en las metrópolis del mundo. Por eso, un clásico de la movilidad urbana celebra actualmente un renacimiento inimaginable: la bicicleta. El uso compartido de la bicicleta conquista las calles de todas las grandes metrópolis y permite un movimiento rápido en los espacios más estrechos. Lo mismo debería ser cierto en el futuro para los escúteres eléctricos, que también simplifican la movilidad en el entorno urbano (➜ Scooter electrico: micromovilidad para la ultima milla). ¿Y cómo podría estructurarse mejor el transporte público local en el futuro?    

Autobuses lanzadera autónomos eléctricos

Además de la tendencia a compartir, los conceptos de movilidad eléctrica y conducción autónoma también se incorporan, por supuesto, a las soluciones de transporte local. Solo en Europa existen actualmente 10 pistas de pruebas públicas para autobuses lanzadera autónomos eléctricos. En el campus Charité de Berlín, por ejemplo, un acompañante se sienta en el autobús, este sortea obstáculos y continúa el viaje después de una parada. Sin embargo, es previsible que los sistemas se vuelvan más inteligentes, más seguros y, por tanto, más independientes. Por el momento, las rutas son relativamente cortas y no presentan grandes obstáculos. Pero los proyectos piloto a una velocidad de 15 km/h muestran hacia dónde va el camino.

Los taxis dron conquistan el transporte público

La movilidad urbana del futuro está en el aire: ¿se trata de una tesis atrevida o de una visión realista del futuro? En vista de la congestión de los centros de las ciudades, la conquista del espacio aéreo parece una consecuencia lógica. Los taxis dron en Dubái, Los Ángeles, Dallas y Singapur están programados para comenzar el funcionamiento de prueba ya en 2020. El uso comercial está programado para 2023. Al principio, los pilotos seguirán siendo responsables del control, pero la carrera para convertirse en la ciudad de taxis dron autónomos más antigua del mundo ya ha comenzado.

Con nuevos conceptos para conseguir una mejor movilidad urbana

Londres lo mostró en el siglo XIX, y los desarrollos actuales y las previsiones también lo dejan claro: las ciudades están creciendo. Por lo tanto, el espacio vital de cada individuo y las oportunidades de movilidad en este entorno urbano deben ser más efectivas. Este hecho allana el camino para conceptos integrales de conducción de vehículos alternativos, conducción autónoma y uso compartido de vehículos.

DE CAMINO A LA CONDUCCIÓN AUTÓNOMA.

La tecnología BMW Personal CoPilot.

Saber más