Sunset Drive

Una pantalla gigante, una película y muchos autos al aire libre. Un cine con palomitas casi olvidado está en pleno renacimiento: el autocine. Para tener la mejor experiencia hay que prestar atención a algunas cosas. Le damos 5 consejos para disfrutar al máximo del autocine.

El coche

Simple, pero importante: el coche es imprescindible para ir al autocine. Piense bien con quién desea compartir la película al aire libre en el cine drive-in.

Para una cita o para dos amigos, es ideal un cabrio o un coche compacto. Un consejo: para que 3 o más personas puedan ver (todas) bien la pantalla, aparcar el auto marcha atrás, reclinar el asiento trasero y convertir el maletero en un cómodo sillón con almohadas y frazadas.

Técnica

En el autocine, el sonido se transmite por una frecuencia de radio FM. Esto significa que todo el tiempo se consume la batería. Averigüe si puede tener la radio prendida sin que el coche esté encendido.

En verano, no debería haber problemas para disfrutar de la película al aire libre. Si en otoño o invierno hace falta encender la calefacción en el autocine, se recomienda controlar previamente la batería.

Gestión del tiempo

Para que las imágenes se vean bien en la pantalla, la función en el autocine no puede empezar hasta que no esté oscuro. Sobre todo en verano, la película terminará muy tarde a la noche. Conviene no programar citas importantes muy temprano la mañana siguiente.

También hay que tener en cuenta que la mayoría de los autocines no se encuentran en zonas céntricas, sino al margen de las ciudades. Para llegar tranquilos a ver la película, conviene informarse acerca del estado del tráfico y planear suficiente tiempo para el traslado.

Asegurarse un lugar

A diferencia del cine, en las funciones de autocine no suele haber lugares fijos. Los lugares se van ocupando en orden de llegada.

Dado que la calidad de la pantalla del autocine es comparable con la del televisor y no con la del cine, los mejores lugares son los de bien adelante y al medio. ¡Por eso conviene llegar temprano antes de que se ocupen!

Comida

Hay una ventaja comparando con los cines normales: en el autocine está permitido comer, beber y conversar en el “palco” privado sin que se quejen los vecinos. Demás está decir que para que la experiencia sea completa no deben faltar las palomitas y las bebidas.

Consejo: lleve una nevera para las bebidas. Y asegúrese de que los tentempiés estén bien empaquetados y sean fáciles de comer. A nadie le gusta encontrar restos de palomitas, chocolate o el helado en el asiento del coche…

Ahora puede estar seguro de que disfrutará de una perfecta velada de cine al aire libre. ¡Que disfrute de la película! ¡Acción!