Trivial navideño: ¿qué tradiciones existen realmente?

12 min de lectura
Algunas tradiciones navideñas del mundo pueden parecer bastante extrañas. Se necesita una buena dosis de imaginación para dar con ellas y lo decimos porque eso es precisamente lo que nos ha hecho falta: ¿puedes adivinar cuáles de estas costumbres navideñas existen de verdad y cuáles nos hemos inventado?

Tradiciones navideñas en Alemania: el lado oscuro de Papá Noel

Comenzamos con Krampus: una tradición navideña de Alemania y Austria. Es el acompañante y maléfico ayudante de San Nicolás, el santo cristiano en el que se basa el personaje de Papá Noel. A los niños buenos les trae nueces, naranjas y chucherías. Pero a los malos, el Krampus les trae carbón y antiguamente incluso les azotaba y secuestraba. En Alemania y Austria se celebran desfiles de Krampus en los cuales los asistentes se disfrazan de aterradores demonios de aspecto caprino y recorren las calles de noche llevando antorchas y ramas de abedul.

Desliza para ver la respuesta

CIERTO
CIERTO

El cuento de Krampus es verdad

Sí, es real. Parece una artimaña caída en el olvido a la que recurrían los padres de la Edad Media, pero sí que ha seguido viva hasta nuestros días (obviando la parte de azotar y amenazar a los niños, por supuesto).

Navidad sobre ruedas en Rusia

Es triste pero cierto que, en Rusia, país de grandes dimensiones pero de población proporcionalmente pequeña, la mayoría de la gente tiene que recorrer largas distancias para celebrar la Navidad en familia. Por este motivo, en los años 80 algunas familias comenzaron a decorar el interior de los coches para crear un poco de ambiente de vacaciones y amenizar los largos viajes.

Esta costumbre se extendió y se ha convertido en toda una tradición navideña en Rusia. Es incluso posible comprar «kits de decoración navideña para el coche» online que incluyen luces, guirnaldas y muérdago de plástico. Al principio también se utilizaban artículos de decoración de cristal, pero se prohibieron al pasar unos años debido a que se solían romper durante el trayecto. Así que ahora encontramos kits navideños con bolas brillantes de plástico en su lugar.

Desliza para ver la respuesta

FALSO
FALSO

El coche de Navidad ruso no era más que un sueño

¡Te lo has creído! (O eso esperamos). Sí que habrá algunos rusos que decoren el exterior de sus coches, pero esto queda lejos de convertirse en una costumbre navideña ampliamente extendida.

Hora de dar golpes: tradiciones navideñas en México

El sueño de todo niño es que la Navidad dure lo máximo posible. México hace este sueño realidad al celebrar una fiesta cada noche durante los 9 días anteriores a Nochebuena. Todas las noches una piñata con forma de estrella es la protagonista. Sí, la típica piñata llena de chucherías y frutos secos que los niños rompen con los ojos vendados dando golpes con un palo. De hecho, de aquí viene la tradición de las piñatas en México. Los niños que acaban con las manos vacías reciben una bolsa sorpresa llamada colación para endulzarles la noche. Pero los que sí que acertaron con el golpe tampoco están precisamente de suerte porque la piñata está llena de harina, confeti o agua.

Desliza para ver la respuesta

CIERTO
CIERTO

Una de las verdaderas tradiciones navideñas en México

Esto sí que es real, aunque es difícil imaginar que los padres se molesten en crear piñatas falsas solo para ver cómo se enfada un niño de seis años. Los monjes agustinos son los artífices de estas nueve celebraciones y de la tradición de la piñata mexicana, la cual, según los historiadores, adaptaron de una celebración azteca similar.

El curioso caso del caganer catalán

Muchas tradiciones navideñas en España son parecidas a las de otros países, pero esta costumbre catalana, sin duda alguna, es una de las más peculiares del mundo. El «caganer» se traduce como el «cagón» y es una de las figuras que no puede faltar en ningún belén catalán que se precie. Como su nombre indica, está en cuclillas haciendo sus necesidades. Tradicionalmente, esta figurilla es un hombre con camisa blanca y barretina, pero no te extrañará saber que hoy en día se pueden encontrar versiones con todos los famosos y políticos que se te ocurran, desde la Reina de Inglaterra hasta Katy Perry. De entre todas las tradiciones navideñas en el mundo, creemos que esta es la que tiene más números de haber sido ingeniada por la mente de un niño.

Desliza para ver la respuesta

CIERTO
CIERTO

Esta tradición navideña en España es cierta

Aunque parezca mentira, esta tradición navideña existe de verdad. A pesar de ser una costumbre con inicios en el siglo XVIII, se desconoce su origen y significado. Lo que está claro es que el caganer ha venido para quedarse. Hubo un año en que el ayuntamiento de Barcelona decidió retirar esta figura, pero se armó tal revuelo que tuvieron que devolverlo al belén. Y de este modo, el caganer catalán sigue decorando desde entonces todos los belenes en Cataluña.

¡Chucherías o nieve! Los extraños bandoleros de Escocia

Puede ser que la nieve no sea lo único que te encuentres si vas de viaje por carretera un domingo de diciembre en Escocia. Todos los días de Adviento, los niños escoceses montan barricadas en los arcenes y piden a los transeúntes algo de calderilla o chucherías. Si te niegas a darles algo, les estás dando tu consentimiento implícito para que te lancen las bolas de nieve que tienen preparadas al coche, a la moto o a la cabeza. Esta costumbre navideña es más difícil de llevar a cabo en la ciudad, pero allá donde el tráfico lo permite los niños están encantados de cumplir con la tradición. Probablemente sus orígenes se remontan a una práctica pagana para el solsticio de invierno que más tarde se incorporó al cristianismo.

Desliza para ver la respuesta

FALSO
FALSO

Ni te preocupes de los bandoleros escoceses

Nos has pillado, esta vez es falso. Podría ser una buena idea pero en realidad no se trata de una tradición navideña. Los niños escoceses no se congelan esperando y los padres gastan ya de por sí suficiente dinero en los regalos de Navidad.

Un pepinillo navideño como regalo de Navidad

Las tradiciones navideñas en Estados Unidos no giran siempre en torno a las luces. Puede que las iluminaciones cegadoras que suelen decorar los interiores y exteriores de las casas estadounidenses durante las vacaciones de Navidad te impidan ver el pequeño pepinillo de cristal que cuelga solitario del árbol de Navidad. Este es el llamado pepinillo de Navidad y no es fácil encontrarlo por una razón particular: según la tradición, es el último adorno que se cuelga en el árbol de Navidad. El primer niño en encontrarlo el día de Navidad recibe un regalo extra o más chucherías, así que tampoco hay que ponérselo demasiado fácil.

Desliza para ver la respuesta

CIERTO
CIERTO

Una tradición navideña internacional ¡y de verdad!

Esta es real, más o menos. Algunos estadounidenses sí que empezaron a adornar el árbol de Navidad con pepinillos decorativos a finales del siglo XIX, pero solo porque pensaban que era una tradición navideña en Alemania, aunque este no era el caso. Una teoría dice que esta tradición de Navidad fue invención de los fabricantes de productos de decoración de cristal que empezaron a exportar sus mercancías a Estados Unidos. Puede que esta falsa tradición originaria de Alemania se convierta ahora en una auténtica tradición navideña internacional, ya que se están empezando a vender pepinillos de cristal también fuera de Estados Unidos.

Y pensabas que Papá Noel ya era demasiado colorido...

Si te encuentras en el sureste de Brasil en Navidad y llaman a la puerta, te advertimos que no se trata de los típicos niños cantando villancicos en busca del aguinaldo. Al abrir la puerta verás un grupo compuesto por músicos, los tres reyes magos, un abanderado y payasos vestidos con trajes extravagantes listos para entonar su canto. Este grupo tan dispar va de casa en casa cantando canciones. Los payasos llevan máscaras y realizan acrobacias para recibir a cambio un poco de dinero o comida de las familias que visitan.

Desliza para ver la respuesta

CIERTO
CIERTO

Los payasos actúan en la “folia de reis”

No, no estamos jugando con el estereotipo del carnaval brasileño, esta tradición navideña llamada Folia de Reis existe en realidad. Todo comenzó a finales del siglo XVIII en las granjas y molinos de azúcar de las regiones costeras y de ahí se propagó hacia el interior. Es posible que tenga orígenes europeos, aunque este punto es motivo de un fuerte debate entre los historiadores. El dinero recaudado en la Folia de Reis se destina a organizar una gran fiesta el 6 de enero.

Te estás quedando conmigo

Quien no se quedaría perplejo al encontrar una enorme figura con forma de cabra ardiendo en la plaza del pueblo. No obstante, si fueses de la ciudad sueca de Gävle, te llevarías las manos a la cabeza y dirías «otra vez no». La Gävlebocken (cabra de Gävle) sueca es una cabra gigante de paja y una de las tradiciones navideñas del mundo que más polémica genera. La costumbre navideña consiste en construir esta figura cada año y, por supuesto, intentar quemarla o destruirla. Todos los años se libra una lucha entre bomberos y gamberros y por ahora parece que van ganando los últimos. La cabra de Gävle ha sido quemada o destruida en más ocasiones de las que ha resistido, a veces incluso pocas horas después de haberla terminado.

Desliza para ver la respuesta

CIERTO
CIERTO

Pobres cabras, esta tradición navideña es cierta

Sí, esta tradición navideña es real. Fue ingeniada por un publicista en 1966. La idea nace de la tradicional cabra de Yule, un símbolo pagano que se encuentra aún en el Norte de Europa, aunque hoy en día simplemente como decoración navideña. Dato curioso: la primera cabra fue diseñada por el hermano del publicista que era el jefe del departamento de bomberos y la construyó con sus compañeros.

Tradiciones navideñas en el aire

Si el día de Navidad te encuentras en un vuelo de larga distancia de la aerolínea japonesa Tatami Airways puede que te lleves una sorpresa. No, el ruido que percibes no viene de tus auriculares ni de los altavoces. El 25 de diciembre se ha convertido en una tradición navideña que todos los auxiliares de vuelo empiecen a cantar villancicos al servir la comida y la bebida. Esta costumbre navideña es más bien reciente, pero ya ha ganado una gran popularidad y probablemente haya venido para quedarse. Muchos pasajeros reservan sus vuelos a propósito alrededor del día de Navidad para poder ir en una de estas travesías musicales.

Todo empezó en diciembre de 1995, cuando un piloto de la aerolínea japonesa Tatami Airways y su esposa estadounidense iban de vacaciones para celebrar su aniversario. Se habían casado en las Navidades de hacía diez años, pero él era consciente de que se iban a perder parte de las vacaciones en EE. UU., así que pidió a la tripulación que cantasen villancicos cuando pasaran por los pasillos. A ella –y a todo el mundo– le encantó la sorpresa. Al año siguiente, muchos pasajeros preguntaron si lo iban a repetir, de modo que la aerolínea decidió intentar contratar cada año azafatas que supiesen cantar. Y funcionó: Tatami Airways tiene más pasajeros el día de Navidad que cualquier otra aerolínea japonesa.

Desliza para ver la respuesta

FALSO
FALSO

Ya nos gustaría que existieran azafatas así

Por desgracia esta no es real, aunque nos gustaría que lo fuese. Las navidades no son en realidad unas vacaciones importantes en Japón, pero a muchos pasajeros nipones seguro que les gustaría esta costumbre.

O te portas bien o vendrán los duendes navideños

¿Has temido alguna vez que alguien llamado Giljagaur («duende del barranco») te robase la espuma del capuccino? ¿O que un gnomo llamado Stúfur («Rechoncho») te robase las sobras de la comida? Si la respuesta es no, es porque no eres islandés. Te presentamos a los «trece duendes navideños», los hijos de los troles de las montañas, que se turnan para visitar cada hogar en Islandia durante las trece noches previas a la Navidad. Cada uno tiene una personalidad diferente y gasta una broma particular. No te costará mucho adivinar lo que hacen Þvörusleikir («lamecucharas»), Pottaskefill («repelaollas») y Bjúgnakrækir («robasalchichas»).

Según esta tradición navideña, los niños dejan los zapatos en el alféizar de la ventana y si se han portado bien los duendes navideños les visitarán y les dejarán regalos. Pero en caso contrario, ¡los duendes les dejarán patatas podridas!

Desliza para ver la respuesta

CIERTO
CIERTO

Existen leyendas islandesas más extrañas aún…

Esta costumbre navideña es real y sigue gozando de buena salud en nuestros días. Eso sí, los trece duendes navideños solían ser mucho más aterradores. Tanto es así que en 1746 se les prohibió oficialmente a los padres contar una versión no revisada de la historia a sus hijos. Entre otras criaturas navideñas islandesas encontramos también un trol que guisa a los niños malos y un gato navideño devorador de hombres que engulle a todo aquel que no estrene una prenda de ropa.

QUE NO TE ENGAÑEN LOS DUENDES NAVIDEÑOS.

Encuentra tus regalos de Navidad en BMW Lifestyle.

Descubre más