Un emblema cambiante: 13 diseños de la parrilla BMW

7 min de lectura
Desde 1933, casi todos los BMW han llevado una parrilla frontal en forma de doble riñón. Su diseño ha cambiado con el tiempo; es más funcional e inteligente, sin dejar de ser distintivo. Presentamos un viaje por la historia de la parrilla BMW.

22 de septiembre de 2020

Activar notificaciones push

Movilidad cargada de innovación, tendencias de futuro que emocionan y velocidades de infarto: Suscríbase a las notificaciones de nuevo contenido ahora.

Suscripción exitosa.

Suscripción fallida.

Si necesita ayuda, siga el enlace de soporte.

¿Cómo suena?

También puedes escuchar este artículo en Changing Lanes, el pódcast oficial de BMW. Además de hablar de este y de otros artículos, Changing Lanes, presentado por Sara y Jonathan, te ofrece episodios nuevos cada semana con información exclusiva sobre tecnología, estilo de vida, diseño, coches y mucho más. Puedes encontrar Changing Lanes y suscribirte en la mayoría de plataformas de pódcast.

¿Un BMW sin la doble parrilla? ¡Inconcebible! Durante casi 90 años, casi todos los vehículos de la Fábrica de Motores de Baviera, independientemente de si eran prototipos o modelos en serie, han tenido la doble parrilla en forma de riñón, que es una estructura básica e inconfundiblemente característica de la marca. El hecho de que las nuevas tecnologías y el declive de la función de refrigeración planteen nuevas posibilidades estructurales para la parte frontal del vehículo también determinan el diseño de la parrilla. Acompáñanos en este breve viaje por la historia de BMW, centrado en su emblemática calandra.

1.

BMW 303 (1933)

El BMW 303 es todo un hito histórico para la marca por dos motivos: en primer lugar, este sedán de gama media fue el primer modelo de la casa con un motor de seis cilindros. En segundo lugar, fue el primer diseño con la característica que sigue siendo emblemática casi 90 años después: la rejilla doble con forma de riñón. Aunque los protectores del radiador divididos por un mástil central (normalmente cromado en plateado) no eran ninguna novedad en la época, la parrilla BMW redondeada del 303, junto con el logo BMW (➜ Leer más: La historia del logo de BMW) colocado arriba, entre los arcos, con el cuarteado azul y blanco, dotaba a esta parte del coche de un aire escultural. Además, se convirtió en un conjunto con una imagen muy reconocible. Hasta la Segunda Guerra Mundial, la parrilla doble de BMW fue estrechándose en cada modelo (por ejemplo en el legendario BMW 327/BMW 328), aunque siempre se ciñó al patrón establecido por el BMW 303.

2.

BMW 503 (1956)

En 1956, BMW presentó un compañero para el «Ángel barroco» (el BMW 501/502) en forma de coche deportivo tanto cupé como BMW descapotable: el BMW 503. En este modelo de cuatro plazas, las inmensas rejillas de los años 30 ya habían dejado paso a una parrilla doble de media altura, totalmente cromada, que quedaba perfecta en el morro del coche. El formato de menor tamaño fue posible también porque la rejilla del radiador ya no era el único componente de refrigeración del motor, sino que el modelo (igual que el 501/502) disponía asimismo de doble ventilación lateral. Los modelos BMW 3200 CS (de 1962) y BMW 2000 CS (de 1965) siguen teniendo parrillas de una forma similar.

3.

BMW 507 (1956)

El Roadster BMW 507 apareció el mismo año que el BMW 503, pero con un diseño mucho más avanzado que el de su modelo hermano: fue el primer BMW con dos grandes tomas de aire en horizontal. Su creador, Albrecht Graf von Goertz, se permitió esta licencia creativa en el diseño de la doble parrilla, algo que los diseñadores de BMW solo volverían a hacer en un par de proyectos en los años 90. Sin embargo, la ventilación de tan gran tamaño en el BMW 507 también era necesaria porque era la única fuente de aire fresco para el radiador del motor V8 bajo un capó especialmente bajo. El diseño frontal también resulta reconocible por otro detalle: el BMW 507 fue el primer modelo con el morro ligeramente biselado (conocido también como «Sharknose»), que alargaba visualmente el capó y daba la sensación de impulsarse siempre hacia delante. Esta característica se consolidó finalmente con la «Nueva clase» de los años 60 y llegó a determinar incluso la forma de los vehículos de las series 3, 5 y 7 bien entrados los años 90.

4.

BMW 1500 (1961)

Los modelos de gama media de la «Nueva clase» marcaron un punto de inflexión a todos los efectos para BMW: técnico, comercial y en relación con el diseño típico de la marca. La doble parrilla BMW del 1500 (y de los modelos hermanos, el 1600, 1800 y 2000) era muy similar a la del BMW 503, pero por primera vez las dos partes aparecían unidas, más estrechas que en todos los modelos anteriores y colocadas en el medio de dos amplias rejillas horizontales. Con esta disposición de conductos de ventilación primarios y secundarios, este conjunto fue el patrón para el diseño frontal de los principales modelos de BMW hasta los años 80, incluida la gama de los 02 (a partir de 1966), los sedanes BMW 2500 y 2800 (a partir de 1968) y el cupé de la misma familia BMW 2800 CS (también desde 1968), además de las legendarias variantes posteriores, los BMW 3.0 CS, CSi y CSL.

5.

BMW M1 (1978)

El legendario deportivo con motor central-trasero BMW M1 de 1978 es un caso especial en relación con el diseño de la doble parrilla. Como es lógico, se plantearon unas entradas de ventilación especialmente planas, dada la poca altura del morro en este modelo, pero sin renunciar a la doble parrilla como característica emblemática de la marca. Por eso en este caso la rejilla del radiador es una de las más pequeñas que se hayan usado jamás en un BMW. El diseño conceptual del BMW Turbo de 1972 sirvió como inspiración para este BMW deportivo. Al igual que ocurriría posteriormente con el M1, las rejillas en este prototipo parecen estar «incrustadas» en la extensión del power-dome y están separadas de las tomas de aire secundarias por la propia carrocería y flanqueadas por faros plegables. El diseño de la doble parrilla del M1 se replicó en el diseño de la parte frontal de modelos clásicos posteriores de BMW, como el BMW Z1 (1988) o el BMW Serie 8 (1989).

6.

BMW Serie 3 (1990)

En 1990 se dio un nuevo paso evolutivo con la tercera generación de los BMW Serie 3: su doble parrilla es plana y se extiende en horizontal, pero no es demasiado ancha. A diferencia de las primeras generaciones de los Serie 3, las dos mitades del conjunto de ventilación vuelven a aparecer separadas. Las parrillas son marcadamente rectangulares, con las esquinas ligeramente redondeadas, y (algo especialmente notable en este caso) no están separadas de los espacios de los faros por otras rejillas, sino simplemente por partes planas en el color de la carrocería. Este diseño influyó en muchos modelos de los años 90, desde los BMW Serie 7 (1994) y Serie 5 (1995) hasta el BMW Z3 (1995), la siguiente generación de Serie 3 (1998) y las primeras dos generaciones del BMW X5 (1999).

7.

BMW Serie 3 (2011)

Tres generaciones de Series 3 más tarde apareció una nueva evolución: en el Series 3 (F30), la parrilla doble, relativamente ancha, aparece por primera vez conectada a la zona de los faros sin que la separen rejillas laterales ni superficies del mismo color que la carrocería. Podemos encontrar diseños similares de la parrilla BMW en los BMW Serie 7 de 2015 (el primer modelo con control visible de las válvulas de ventilación, otra novedad), la generación actual del BMW Serie 5 y los últimos BMW Serie 6 (ambos de 2017).

8.

BMW i3 (2013)

El diseño frontal del BMW i3 eléctrico demuestra cómo la función técnica original de las parrillas BMW ha quedado relegada por su virtud estética. La doble parrilla plana y relativamente ancha aparece en este modelo con su superficie deliberadamente cerrada y unas notas que destacan en azul, lo que no solo identifica este coche como BMW, sino también como un vehículo eléctrico e innovador. El hecho de que la rejilla sea cerrada supone una ventaja aerodinámica para este modelo. El diseño de la rejilla doble del BMW i3 es similar a la del BMW i8 y ha servido de inspiración para todos los próximos modelos de BMW totalmente eléctricos.

Emisiones CO2 51–48 g/km (combinado)
Consumo 2,2–2,1 l/100 km (combinado)
Consumo de energía 15,5–15,1 kWh/100 km (combinado)
9.

BMW Serie 8, BMW Z4 (2018)

En estos dos modelos BMW de alto rendimiento de 2018, la estructura de la doble parrilla adquiere una forma nueva, relativamente angulosa. Desde el punto de vista geométrico, la rejilla del radiador (que está entrelazada en el Serie 8 y tiene láminas paralelas en el Z4) está compuesta por dos pentágonos muy anchos, colocados en horizontal. Dos estrechas barras en el mismo color que la carrocería los separan de los faros en los extremos laterales. Al igual que en todos los nuevos cupés de la marca, su carácter deportivo se ve enfatizado por el hecho de que la parrilla «se abre hacia abajo», ya que, ópticamente, la parte frontal parece estar más abajo, más cerca del asfalto. En el nivel funcional, la doble parrilla sirve como admisión de aire secundaria con un control activo de las válvulas que se abre cuando resulta necesario y se cierra en caso contrario, para reducir la resistencia. En la versión con las dos mitades conectadas, como en el BMW Serie 8 (y otros modelos con la misma estructura), el vehículo lleva una cámara del sistema de asistencia a la conducción en la columna central, donde se une la doble rejilla.

Emisiones CO2 170-165 g/km (combinado)
Consumo 7,5-7,3 l/100 km (combinado)
Emisiones CO2 138 g/km (combinado)
Consumo 6,0 l/100 km (combinado)
10.

BMW Serie 3 sedán (2018)

El moderno diseño de la doble parrilla en los BMW Serie 3 actuales combina algunas características ya conocidas (las dos mitades conectadas, continuidad con las unidades de los faros, forma pentagonal del marco) con otras nuevas. Las rejillas, por ejemplo, están bastante más arriba que el borde superior de los faros, y suben hacia el capó formando una ligera esquina. Los extremos superiores de los faros se conectan a través de la parrilla por un canto horizontal que la recorre de extremo a extremo a la misma altura. En las variantes M Performance de los Serie 3 hay algo llamativo: la sustitución de las clásicas láminas verticales de la rejilla del radiador por una estructura reticular con los llamados «Nuggets», pequeños elementos en forma de cuña entrelazados estructuralmente.

Emisiones CO2 176-172 g/km (combinado)
Consumo 7,7-7,6 l/100 km (combinado)
11.

BMW X7, BMW Serie 7 (2019)

Podemos percibir lo mucho que se diferencian los diseños de la parrilla BMW entre los diversos modelos del espectro de la marca comparando los de la Serie 3 con dos BMW que se lanzaron en 2019: el BMW X7 y la Serie 7 actual. En ambos aparece la doble parrilla con un diseño similar a la de la Serie 3, incluida la leve esquina en la parte superior. Sin embargo, en estos dos modelos, la rejilla del radiador es mucho mayor, mucho más llamativa y, por tanto, más imponente.

Emisiones CO2 204-199 g/km (combinado)
Consumo 9,0-8,7 l/100 km (combinado)
Emisiones CO2 217 g/km (combinado)
Consumo 9,5 l/100 km (combinado)
La parte frontal del nuevo BMW Serie 4 Coupé llama poderosamente la atención en la carretera. La espectacular rejilla del radiador vertical y los emblemáticos faros dobles componen su identidad, atrevida y segura de sí misma.
Domagoj Dukec

Director de BMW Design

12.

BMW Serie 4 Coupé (2020)

La última iteración en el desarrollo de la doble parrilla BMW para modelos de producción se lanzó mundialmente de manera digital en el estudio de diseño del BMW Group en Múnich, en las salas históricas de BMW Group Classic y en las instalaciones de pruebas del grupo en Aschheim. Lo que más destaca son las características de diseño individuales, sobre todo la rejilla del radiador, grande, vertical e inclinada hacia delante, en la parte frontal del vehículo. Si analizamos la historia de BMW, comprobamos lo mucho que el nuevo BMW Serie 4 Coupé sigue la tradición de los legendarios deportivos BMW. Algunos clásicos espectaculares, como el BMW 328 Coupé de los años 30 o el BMW 3.0 CS de los 70, forman parte de la fascinante trayectoria de BMW en el ámbito deportivo, caracterizado por el prestigio, el placer de conducir y el éxito sobre la pista. Ahora se inicia otro capítulo en esta historia. Pieter Nota, miembro de la junta de administración de BMW AG y responsable de clientes, marcas y ventas, afirma lo siguiente: «El nuevo BMW Serie 4 Coupé encarna la esencia de la marca BMW. Es una interpretación vanguardista y a la vez continuista del ADN de BMW».

Emisiones CO2 163-155 g/km (combinado)
Consumo 7,1-6,8 l/100 km (combinado)
13.

BMW Vision iNEXT (2018), BMW Vision M NEXT (2019)

Con los dos modelos Vision, BMW ofrece una idea de cómo podría aparecer la principal característica identificativa de la marca en los modelos futuros: en el BMW Vision iNEXT, totalmente eléctrico, la doble rejilla retoma el estilo de la del BMW i3 y evoluciona en un formato en el que la barra intermedia experimenta una impactante eliminación. Bajo su superficie cerrada hay situadas cámaras, sensores y otros elementos tecnológicos de asistencia a la conducción (en lo que internamente se conoce como «shy-tech», un término que se refiere a los elementos de alta tecnología que funcionan de forma discreta). En el caso del deportivo híbrido BMW Vision M NEXT, la doble rejilla del radiador adquiere un formato con un carácter especialmente escultural, cerrada con una superficie de cristal, y emerge directamente en la parte frontal sin delimitación, con el logotipo de BMW estilizado y grabado en la superficie. La iluminación de ambas partes de la parrilla y el degradado de color en su interior acentúan su efecto tridimensional.

Autor: Frank Giese, Markus Löblein; Fotos: BMW