BMW

Descubre los modelos, productos y servicios de BMW:

Cómo crear un clásicoCómo crear un clásico

Cómo crear un clásico

7 min de lectura
Encuentro con dos gigantes del diseño: uno es el diseñador de automóviles más influyente del siglo XX; el otro lleva el diseño de BMW Group hacia una nueva y fascinante época no exenta de desafíos. Hablamos con Giorgio Giugiaro y Adrian van Hooydonk durante el Concorso d’Eleganza Villa d’Este en el Lago de Como sobre el legendario BMW M1 diseñado por Giugiaro, el futuro del lenguaje de diseño de BMW y los retos de diseño a los que se enfrentan actualmente.

4 de agosto de 2022

Activar notificaciones push

Movilidad cargada de innovación, tendencias de futuro que emocionan y velocidades de infarto: Suscríbase a las notificaciones de nuevo contenido ahora.

Suscripción exitosa.

Suscripción fallida. Si necesita ayuda, siga el enlace de soporte.

Sr. Giugiaro, Sr. van Hooydonk, empecemos hablando un poco del pasado, el presente y el futuro de BMW Design...

Giorgio Giugiaro: Adrian van Hooydonk es el futuro, yo soy el pasado (risas).

Entonces la pregunta es sobre el pasado y el futuro: ¿Qué sienten cuando ven el magnífico BMW M1 aquí en este paisaje espectacular? Después de todo, estamos celebrando los 50 años del BMW M.

Giugiaro: Una persona que ha dedicado toda su vida a investigar y diseñar normalmente solo consigue saber si su trabajo era bueno y tenía sentido muchas décadas después. Al mismo tiempo, también se da cuenta de lo que podía haber hecho mejor. Cuando veo el BMW M1 aquí, me sorprende. Puede que resulte algo egocéntrico, pero diría que es una agradable sorpresa. Creo que el vehículo mantiene su razón de ser.

Adrian van Hooydonk: Cuando observo el BMW M1, veo un vehículo apasionante pero nada complicado. Por si fuera poco, es un deportivo compacto. Me gustan estos tres componentes. Por eso el BMW M1 es y seguirá siendo un ejemplo sobresaliente de que no es necesario hacer las cosas excesivamente difíciles para crear un vehículo atractivo con una fuerte personalidad.

BMW M Adrian van Hooydonk Giorgio Giugiaro Design Concorso d'Eleganza Villa d'Este BMW M Adrian van Hooydonk Giorgio Giugiaro Design Concorso d'Eleganza Villa d'Este

¿Se subirían en él para dar una vuelta?

van Hooydonk: ¡Por supuesto! Ya he conducido el BMW M1 y, aunque no está hecho para gente tan alta como yo, es uno de esos coches en los que se entra bien.

Giugiaro: Es un vehículo deportivo en el que incluso van Hooydonk cabe, porque es muy espacioso. Así que realmente no es tan estrecho; en ese sentido, es un deportivo bastante dócil.

¿Qué significó para BMW el singular diseño del BMW M1 en 1978? ¿Qué nos dice ahora cuando vemos los modernos vehículos BMW actuales?

van Hooydonk: El BMW M1 fue el primer modelo auténtico, 100 por ciento BMW M. Como es sabido, BMW M empezó siendo una empresa de automóviles de competición a la que se le ocurrió fabricar un vehículo de carretera. El BMW M1 fue el primero. Desde el principio se diseñó para ser un vehículo de alto rendimiento. Pero Giugiaro conoce esta historia mucho mejor que yo (risas).

Giugiaro: En aquella época el diseño y la arquitectura experimentaron cambios radicales. Fue una época en la que los vehículos fabricados en serie se aplanaron hasta cierto por exigencias de diseño. El BMW M1 refleja estas características maravillosamente: es todo lo ancho posible y tiene un diseño muy angular. La cuestión es si su impacto se ha resentido o beneficiado debido a los cambios de las últimas décadas. Eso deja margen para la interpretación. El cambio es inevitable, así es la vida. En el pasado había una gran diferencia entre deportivos como el BMW M1 y los vehículos de alto rendimiento fabricados en serie. Actualmente todo es mucho más parecido.

van Hooydonk: Giugiaro y su equipo utilizaron una idea sencilla e inteligente en el diseño del BMW M1: Un vehículo redondeado parece automáticamente más corto. Por su diseño angular, el BMW M1 no solo parece más largo y estilizado, sino también más elegante.

Sr. van Hooydonk, ¿qué es lo que caracteriza el concepto de diseño de BMW?

van Hooydonk: En BMW se trata de las proporciones y de diseñar un automóvil que parezca que se está moviendo cuando está parado. También de crear un diseño que no sea demasiado enrevesado sino producto de un carácter fuerte. Actualmente, BMW Group fabrica muchos vehículos. El reto consiste en dar a cada uno su propio carácter, en eso es en lo que trabajamos todos los días. Pero lo más importante es que cumplan su propósito de la forma más sencilla y limpia posible. Un diseño no tiene que ser complicado para tener un aspecto fantástico.

BMW M Adrian van Hooydonk Giorgio Giugiaro Design Concorso d'Eleganza Villa d'Este BMW M Adrian van Hooydonk Giorgio Giugiaro Design Concorso d'Eleganza Villa d'Este

Sr. Giugiaro, si observa el desarrollo de BMW Design, en particular el de los últimos años con el Sr. van Hooydonk como Head of BMW Group Design, ¿qué le ha impresionado o sorprendido más?

Giugiaro: En mi opinión, la presión de las ventas está obligando a los fabricantes a crear formas más diversas y agresivas. A ambos nos preocupa que la búsqueda de nuevos diseños sea demasiado frenética. La competencia es enorme: hoy en día no basta con encontrar la identidad propia, aunque ese es un aspecto importante, por supuesto. Lamentablemente, todo el mundo busca demasiados detalles. No creo que eso sea bueno. No lo digo como crítica, es solo una observación. Al fin y al cabo, ante todo soy ingeniero, no diseñador. La gente ya no sabe lo que tiene que hacer. La investigación está aletargada en parte y la búsqueda de nuevos detalles de diseño se está yendo de las manos. Sin embargo, la marca BMW sigue siendo fuerte y crea magníficos productos con un diseño claro y expresivo.

¿Cuáles son los factores clave para diseñar un nuevo vehículo, ahora y en el futuro? ¿Va a ser cada vez más complicado?

van Hooydonk: Creo que sí, porque un vehículo consta de muchas piezas individuales. Por ejemplo, un faro se compone de 60 piezas, mientras que una luz trasera tiene 40, lo que hace el proceso de diseño bastante difícil. Por eso estoy totalmente de acuerdo con Giugiaro. Si consigues crear un lenguaje de diseño limpio y sencillo, resistirá el paso del tiempo. Pero, en general, es más difícil centrarse simplemente en el aspecto que va a tener el vehículo hoy en día, ya que tenemos que cumplir numerosas leyes sumamente intrincadas. Y, por supuesto, tenemos muchos competidores. Sin embargo, BMW Design seguirá siempre su propio camino gracias a un lenguaje de diseño con un carácter fuerte.

Sr. van Hooydonk, ¿puede darnos una idea de qué esperar de BMW Design en los próximos años, sobre todo en lo que respecta al comienzo de la Neue Klasse en 2025? ¿Qué pueden esperar los clientes de cada BMW en cuanto a electrificación, digitalización y sostenibilidad?

van Hooydonk: En los próximos cinco años experimentaremos enormes cambios tecnológicos. Vamos a aprovechar esta oportunidad para cambiar considerablemente BMW Design. Va a ser más auténtico, mucho más moderno y más limpio si cabe. Todo el mundo reconocerá estos cambios a primera vista, no obstante, siempre sabrá que los vehículos son BMW.

BMW M Adrian van Hooydonk Giorgio Giugiaro Design Concorso d'Eleganza Villa d'Este BMW M Adrian van Hooydonk Giorgio Giugiaro Design Concorso d'Eleganza Villa d'Este

Para terminar, pongámonos filosóficos: ¿Creen que el diseño de automóviles puede cambiar nuestras vidas o hacer que el mundo sea mejor?

van Hooydonk: Estoy seguro de que nuestro diseño tiene una enorme influencia en la sociedad. Cuando diseñamos un vehículo, lo primero que miramos es cómo utilizar los recursos de forma sostenible y responsable. Medimos la energía necesaria para fabricar un BMW. Sin embargo, a fin de cuentas, son los clientes quienes normalmente deciden si les gusta o no un vehículo por su diseño. Si, por una parte, conseguimos superar los retos económicos y ecológicos que conlleva la fabricación de un vehículo y, por otra parte, logramos crear algo bello, entonces podemos influir en el comportamiento de los clientes a nivel emocional y motivarles, por ejemplo, a conducir un vehículo eléctrico de BMW. Esta es nuestra gran responsabilidad, y puede provocar en la sociedad un cambio mayor que si se le dice a la gente lo que no debe hacer.

Giugiaro: Ahora todo se reduce a costes, rendimiento y estética. El factor estético sigue siendo importante, aunque a las nuevas generaciones cada vez les atraigan más otras características del vehículo. Es una cuestión económica y comercial. Se aprueban leyes que deberían mejorar el bienestar de la ciudadanía. Estas leyes se convierten en normas de seguridad que van Hooydonk y su equipo deben cumplir en todo el mundo. Cada cosa tiene que encajar y coincidir. Es un reto enorme para los fabricantes de automóviles, sin embargo, los compradores no son plenamente conscientes de ello. Pero veo cada vez más claro que el automóvil se está convirtiendo en un asunto de interés primordial para la sociedad.

Para concluir, una pregunta hipotética: Si pudieran diseñar juntos en equipo un BMW...

van Hooydonk: ...sería sin duda un automóvil muy especial (risas).

Giugiaro: Sería elegante, espacioso y auténtico (risas).

Autor: Barnabas Szoecs; Art: Verena Aichinger, Madita O‘Sullivan; Fotos: Alex Majoli/Magnum Photos