Cosas para llevar de viaje a un road trip por Europa

10 MIN DE LECTURA
Llevas años queriendo viajar en coche por Europa y por fin lo vas a conseguir. Pero primero tienes que hacer la maleta, lo cual es mucho menos emocionante. No te preocupes: te hemos preparado una lista de cosas para llevar a un road trip por Europa.

Paisajes sobrecogedores y antiguas ciudades de diversas culturas: los circuitos por Europa tienen mucho que ofrecer. Llevas años queriendo hacer uno y por fin estás a punto. Pero incluso aunque ya hayas disfrutado de un viaje de este tipo, por ejemplo en EE. UU., no tienes claro qué meter en la maleta. No te preocupes, la respuesta está aquí: con nuestra lista de cosas para llevar de viaje, todo irá bien.

Ponte a planificar tus viajes por Europa y céntrate en lo importante: asegurarte de disfrutar de la ruta al máximo.

Todo lo que necesitas para viajar en coche por Europa

Cosas para llevar de viaje en coche

Descárgala aquí
1

Road trip por Europa: básicos para el coche

Esta lista de cosas para llevar de viaje es bastante completa, así que dependiendo del tipo de vehículo que tengas, hay cosas que podrían no hacerte falta.

  • Tu permiso de conducir y el permiso de circulación del vehículo o un certificado del seguro y el permiso de circulación del vehículo si es alquilado. En muchos países de Europa se aceptan los permisos de conducir estadounidenses, aunque en otros hace falta un permiso internacional de conducir. Es muy fácil de conseguir. Solo hay que rellenar una solicitud. Atención: incluso aunque no se necesite ese permiso internacional en un país determinado, puede que las empresas de alquiler de coches te lo pidan.

  • Una copia de la póliza de seguro de tu coche y los números de contacto importantes.

  • El manual de tu coche.

  • Una rueda de repuesto o un kit de reparación de neumáticos.

  • Un kit de emergencia para la carretera: dos linternas, un chaleco reflectante (obligatorio en algunos países), pinzas para la batería, un chubasquero para emergencias, un triángulo de señalización, un silbato, un manómetro para neumáticos y un martillo para romper ventanillas. Los servicios de asistencia en carretera son generalmente muy buenos en Europa Occidental, pero todo esto sigue siendo muy recomendable. Al fin y al cabo, uno no decide dónde tiene un accidente.

  • Un destornillador, alicates y una llave inglesa. Mételos en la maleta que tengas para llevar a bordo cuando vas en avión.

  • Un cable auxiliar para poder conectar el teléfono al sistema de audio incluso aunque el coche no tenga sistema inalámbrico.

  • Un cable USB para conectar el teléfono a un puerto de carga o al coche.

  • Un rascador de hielo y guantes si viajas en invierno.

  • Mapas en papel o un buen GPS con todos los mapas necesarios para el itinerario. Asegúrate de descargarlos antes de salir, porque incluso en las zonas de Europa más pobladas perderás la cobertura en algunos puntos de la ruta.
2

Lista esencial de cosas para llevar de viaje: equipaje básico

Además de la pila de ropa habitual, el desodorante y el cepillo de dientes, hay unos cuantos objetos que agradecerás tener por si acaso los necesitas, por ejemplo:

  • Un par de gafas de sol: está bien llevarlas en los países soleados y son imprescindibles en Italia. Al fin y al cabo, esta es una lista esencial de cosas para llevar a un viaje.

  • Una sudadera extra o una prenda similar y una manta. Incluso en verano, puede llegar a hacer mucho frío en algunas zonas, como Letonia o Dinamarca.

  • Una toalla y ropa de baño.

  • Una chaqueta versátil.

  • Calzado para distintos tipos de clima (botas de montaña, sandalias, etc.). Es importante llevar unas buenas zapatillas para caminar si vas a pasar algún día en la ciudad.

Las 5 rutas por carretera más famosas y pintorescas del norte de Europa

Echa un vistazo a nuestra galería
1 / 5
Ruta Islandia: el Golden Circle, Islandia: «Gullni hringurinn», así es como llaman los lugareños al más popular de los circuitos por Islandia. Este trayecto repleto de vistas panorámicas conecta entre sí tres lugares espectaculares. El tour del Círculo Dorado empieza al sudeste de Reykyavik hacia Selfoss, luego se dirige al norte hacia la zona de los géiseres y la catarata de Gullfoss y termina hacia el oeste, el Parque Nacional de Thingvellir, antes de volver a la capital. Si prefieres un itinerario más tranquilo para disfrutar del sobrecogedor paisaje islandés, deberías evitar la temporada alta en julio y agosto.
Ruta Islandia: el Golden Circle, Islandia: «Gullni hringurinn», así es como llaman los lugareños al más popular de los circuitos por Islandia. Este trayecto repleto de vistas panorámicas conecta entre sí tres lugares espectaculares. El tour del Círculo Dorado empieza al sudeste de Reykyavik hacia Selfoss, luego se dirige al norte hacia la zona de los géiseres y la catarata de Gullfoss y termina hacia el oeste, el Parque Nacional de Thingvellir, antes de volver a la capital. Si prefieres un itinerario más tranquilo para disfrutar del sobrecogedor paisaje islandés, deberías evitar la temporada alta en julio y agosto.
Ruta por Irlanda: el Ring of Kerry (Anillo de Kerry). En la ruta panorámica más famosa, en torno a la península de Iveragh en la zona suroeste del país, atravesarás algunos de los mejores paisajes que ver en Irlanda: islas abruptas, playas desiertas y hermosos puertos de montaña. A lo largo de esta carretera de 170 km, verás lugares como las playas de arena blanca de Rossbeigh y Derrynane, los lagos cerca de Killarney o el paso de montaña de Moll’s Gap. En teoría, se puede hacer todo el itinerario del Anillo de Kerry en un solo día, pero recomendamos que te tomes tu tiempo y lo disfrutes tranquilamente.
Trollstigen y la ruta atlántica de Noruega. Desde el valle de Isterdalen y con 11 curvas totalmente cerradas, la carretera de montaña Trollstigen asciende hacia el puerto de Stigrøra. A mitad de camino, encontrarás un puente de piedra natural sobre la impresionante catarata de Stigfossen. Trollstigen solo está abierto en verano y se puede recorrer desde el final de mayo hasta noviembre. Tras ascender a esas inmensas alturas, puedes seguir la E136 hacia la ruta atlántica, una de las más bellas del mundo. Tiene unos 8 km y atraviesa 8 puentes, junto a islas, islotes y escollos desde Bud hasta Kristiansund.
La ruta romántica, Alemania: 29 puntos a lo largo de 486 km: en la ruta romántica, que va de Wurzburgo a Füssen, en la región de Algovia, hay innumerables lugares dignos de aparecer en una postal. Este itinerario, ideal para los viajeros más incondicionales, atraviesa ciudades medievales como Rothenburg ob der Tauber o Dinkelsbühl, la Wieskirche (una famosa iglesia, destino de peregrinaciones) en Pfaffenwinkel y uno de los más maravillosos castillos de Alemania: Neuschwanstein.
De Londres a Edimburgo: Mete un paraguas y un chubasquero en el maletero y ponte al volante de capital a capital. Procura evitar las autovías para descubrir las villas y pueblos ingleses en el camino entre el bullicioso Londres, Mánchester y Carlisle. Esta ruta gira en torno a explorar el país y empaparse del frondoso (y a veces húmedo) paisaje angloescocés. Para a comer en uno de los cautivadores y centenarios pubs, echa un vistazo a alguna de las pintorescas aldeas junto a un lago y visita las ruinas de castillos medievales.

LA EXPERIENCIA BMW DEFINITIVA: ENTREGA EN EUROPA

Recoge tu nuevo vehículo en el corazón de BMW, el BMW Welt de Múnich. Haz que el primer trayecto al volante de tu nuevo BMW sea por las llamativas carreteras europeas. Sumérgete totalmente en nuevas culturas y experiencias desde la comodidad y el estilo de tu nuevo BMW. Al final de tu viaje europeo, puedes bajarte del coche en 12 puntos del continente: BMW se encargará de enviarlo a tu centro BMW local. Encuentra aquí toda la información que necesitas.

3

Más cosas para llevar de viaje: kit de comodidad

Puede que estos sean los elementos más importantes de esta lista. Es posible que al final no te hagan falta, pero hasta el viajero más experimentado se olvida a veces de algunas cosas, por lo que conviene tener la lista delante. Si vas a atravesar varios países diferentes entre sí, nunca se sabe qué vas a necesitar en la siguiente parada. Puede que quieras llevarte todo esto:

  • Una linterna. Cuanto más al norte de Europa vayas, menos luz diurna habrá durante el invierno. Y te sorprendería lo pronto que se pone el sol en el sur durante el verano.

  • Unas cuantas botellas de agua grandes. Es mejor prevenir que curar en un ámbito tan importante como estar hidratado. La calidad del agua del grifo varía de un país a otro. Lo mejor sería investigarlo bien con antelación para ver dónde es seguro beber del grifo. Normalmente, no habrá problemas en Europa occidental y central, pero ten cuidado en el este y el sur: ahí probablemente sea más seguro beber solo agua embotellada.

  • Unos cuantos rollos de papel higiénico y algunas monedas. Los baños de algunas estaciones de servicio no están demasiado bien equipados, y si lo están, puede que tengas que pagar por usarlos.

  • Un bote de insecticida.

  • Un monedero y un documento de identidad. En general, cuantos más turistas hay en una ciudad, más carteristas rondan por ella, así que conviene que no parezca que llevas la cartera en el bolsillo. Ten especial cuidado en sitios como Roma o Praga.

  • Un diccionario de viaje con varios idiomas o una aplicación de traducción multilingüe. No esperes que todo el mundo hable inglés, especialmente si pretendes recorrer carreteras secundarias.

  • Una taza de viaje. Así, no tendrás que andar comprando un vaso de usar y tirar para el café y no contribuirás a la acumulación de residuos en el continente.

  • Una botella de agua reutilizable. Si sales a pasear por un parque o una ciudad, es una buena alternativa a pasar sed o llevarte una de esas enormes botellas contigo.

  • Medicamentos de viaje, si tiendes a marearte. También puedes usar pulseras de acupresión si no quieres tomar pastillas.

  • Desinfectante para manos. Es la mejor opción si no encuentras un lavabo.
  • Analgésicos y antinflamatorios para emergencias, además de un botiquín.
  • Loción de protección solar (al menos de factor 30). Asegúrate de que el tipo que compres no te irrita la piel antes de llevarlo. Si eres de Estados Unidos, podría ser buena idea comprarla antes de salir. Como la normativa sobre su composición en Europa es más laxa, las lociones norteamericanas suelen ser de mayor calidad.

  • Una bolsa de la compra reutilizable. En todos los países de la UE es ilegal regalar bolsas de plástico y en algunos países, como Italia, se han prohibido ya totalmente. E incluso aunque puedas usarlas, siempre es mejor reducir los residuos plásticos.

  • Una mochila mediana para excursiones, por ejemplo a una ciudad o por la montaña. Deberías poder meter en ella todo lo que necesites para un paseo breve, como una botella de agua, una chaqueta o una cámara. Idealmente, la mochila debería ser plegable, para ahorrar espacio.

  • Un paraguas.

  • Una tarjeta de crédito y tu tarjeta bancaria. No lleves contigo demasiado dinero en efectivo: podrían robártelo. Encontrarás cajeros casi en todas partes. Aun así, en algunos países, como Alemania, deberás llevar dinero encima, por si no se aceptan las tarjetas de crédito. En otros, como al viajar en coche por Francia, Países Bajos o los estados escandinavos, el pago con tarjeta es algo muy habitual y no tendrás problemas (sobre todo en Suecia, donde las transacciones en efectivo suponen menos del 1 % del total).

  • Un cargador para el teléfono o un adaptador.

  • Tu tarjeta del seguro para emergencias. Si sufres alguna lesión, tendrás la garantía de que te puedan atender en cualquier hospital.

  • Un kit manos libres o bluetooth para tu móvil.

  • Un adaptador. Si piensas ir por varios países en tu viaje, lo mejor sería llevar un conversor universal, ya que los enchufes varían en función de dónde te encuentres. En la mayoría de países europeos, la corriente es de 230 voltios (50 Hz). Los tipos de enchufe más frecuentes son el C y el F, aunque hay excepciones. Si vas a visitar Gran Bretaña, mete un adaptador de enchufe también.

  • Tapones para los oídos y una mascarilla. No se puede saber lo ruidosa o luminosa que será por la noche la habitación de un hotel. Las ciudades grandes del sur suelen estar muy animadas después del anochecer.
4

Cosas para llevar de viaje: entretenimiento y conectividad

Para completar tu lista de cosas para llevar, te recomendamos algunas cosas que pueden librarte del aburrimiento si se te presenta una pausa imprevista en tu itinerario o si quieres descansar unas horas. Aunque el paisaje europeo varía enormemente, hay algunos tramos que pueden resultar monótonos si te los pasas mirando por la ventana.

  • Tu cámara favorita y cargadores. Obviamente, podrías sacar todas las fotos con el teléfono, pero no quedarían igual de bien.

  • Unos cuantos libros o un libro electrónico. Te recomendamos humildemente «El mundo de ayer», de Stefan Zweig. En él, el autor relata su percepción de los últimos días de la vieja Europa durante las dos guerras mundiales.

  • Una batería electrónica externa para recargar el teléfono sobre la marcha.

  • Una VPN para ver contenidos que no estén disponibles en Europa y, lo que es más importante, para garantizar que nadie robe tus datos al conectarte a una nueva red wifi.

  • Juegos de viaje o aplicaciones entretenidas. Después de unas cuantas horas en carretera, hasta el paisaje más impresionante puede resultar tedioso. Si has estado alguna vez entre los interminables bosques de Finlandia, sabes a qué nos referimos. Puedes llevar alguna baraja para jugar en el asiento de atrás o descargar aplicaciones como «QuizClash» o «What If».

  • Un balón/raquetas de bádminton/un frisbee, etc., especialmente si vas a la playa.

  • La lista definitiva de música para el coche.

Antes de salir: no importa si vas en tu propio coche o uno de alquiler, necesitarás comprobar si está en perfecto estado operativo. Asegúrate de que la presión de los neumáticos es la correcta, de que tiene suficiente aceite y de que todas las luces funcionan. Esto reduce el riesgo de sufrir averías por el camino y de tener un accidente. Sin embargo, por si se da el caso de que te sucede algo así, guarda el número de emergencias en carretera en tu teléfono. El 112 es el número para llamar a la policía o a una ambulancia y funciona en toda Europa.

Por último, para todos los aficionados a los perros: si no quieres separarte de tu mascota, a pesar de todas las complicaciones que supone viajar con un animal, descubre cómo hacer que el coche y tu perro se conviertan en mejores amigos.

Las 5 rutas por carretera más famosas y pintorescas del sur de Europa

Echa un vistazo a nuestra galería
1 / 5
Rutas por Francia – Col de Turini: El puerto de montaña de Col de Turini está a 1.607 m de altitud y conecta Lantosque y Sospel, en los Alpes Marítimos franceses. Este tramo de carretera es una de las rutas en coche por Francia más emocionantes y complejas. Por algo forma parte del famoso Rally de Montecarlo. Las curvas sinuosas y los giros cerrados se van acumulando a medida que transcurren los kilómetros. Si quieres viajar en coche por Francia (al menos por esta parte), debes controlar tu vehículo por completo. Si lo consigues, disfrutarás de la pura satisfacción de conducir y de unas vistas inolvidables.
Rutas por Francia – Col de Turini: El puerto de montaña de Col de Turini está a 1.607 m de altitud y conecta Lantosque y Sospel, en los Alpes Marítimos franceses. Este tramo de carretera es una de las rutas en coche por Francia más emocionantes y complejas. Por algo forma parte del famoso Rally de Montecarlo. Las curvas sinuosas y los giros cerrados se van acumulando a medida que transcurren los kilómetros. Si quieres viajar en coche por Francia (al menos por esta parte), debes controlar tu vehículo por completo. Si lo consigues, disfrutarás de la pura satisfacción de conducir y de unas vistas inolvidables.
Del Klausenpass al Furkapass: Las carreteras de montaña suizas son de las más bellas de Europa. ¿Por qué no visitar dos de las más importantes de una sentada? Algunas escenas de la legendaria película de James Bond «Goldfinger» se filmaron en el emblemático Furkapass. No hay que ser ningún agente secreto para dominar la ruta de 42 km con 30 curvas extremas que va de Ulrichen a Andermatt, pero sí hay que ser buen piloto. Lo mismo se aplica al Klausenpass. Ir mirando a la carretera, totalmente concentrado, es obligatorio en este itinerario de 47 km entre montañas y valles y con 34 curvas complicadas.
Ruta costera de Estoril, de Lisboa a Cascais: Esta pintoresca ruta, que comienza en Lisboa, sigue la costa portuguesa a lo largo de los preciosos pueblos pesqueros de la bahía de Cascais. Visita la Praia da Rainha o el paraíso de la Boca do Inferno antes de dejar atrás el hermoso mar. En cuanto avances tierra adentro por esta carretera de Portugal, el paisaje adquirirá un tono verde intenso, dominado por cedros y pinos marítimos. ¿Quieres ver una de las 7 maravillas portuguesas? Dirígete a la ciudad de Sintra, patrimonio de la UNESCO, y recorre el encantador itinerario que conduce al cautivador Palacio da Pena.
Ruta por Italia, el Paso de Stelvio: El Paso de Stelvio también recibe el nombre de «la reina de las carreteras de montaña». Y esta ruta por el puerto de montaña a mayor altitud del país es toda una joya: te aguardan 63 curvas cerradas y una pendiente máxima del 12 %. En este viaje por Italia, la valentía y la adrenalina se recompensan con unas vistas magníficas, pero solo los conductores más capaces se atreven con este itinerario legendario, al que solo se puede acceder entre mayo y noviembre.
Recorre la Transfăgărășan: El secreto de una de las rutas más bellas de Europa está oculto entre los Cárpatos meridionales, en Rumanía. La carretera Transfăgărășan solo es accesible durante cuatro meses al año, desde julio hasta octubre. La ruta forma parte de la carretera nacional DN7C y, con sus 2.042 m, es uno de los pasos a mayor altitud de los Cárpatos. Cuenta con múltiples túneles, pendientes arriesgadas, curvas imposibles y vistas sobrecogedoras, como el pantano de Vidraru o el Balea Lac, con su hermosa catarata: en este viaje de unos 100 km podrás ver de todo (menos vampiros).

Aspectos específicos para el norte/el sur

Norte de Europa:

  • Ropa de abrigo cálida. Incluso si tu viaje es en abril o mayo, puede llegar a hacer muchísimo frío en muchos sitios, como Escandinavia.
  • Ropa interior larga.

  • Un chubasquero de alta calidad. No importa la estación, es probable que llueva al menos una vez durante tu viaje.

  • En serio, necesitas un insecticida eficaz. Cuanto más altitud, peor. Asegúrate de que lleve DEET químico, si no, es como si te lo hubieras dejado en casa.

Sur de Europa:

  • Un protector UV para las ventanillas. Para cuando el sol brilla con todo su esplendor.
  • Una nevera, preferiblemente de hielo seco. Al viajar por Francia, por ejemplo, para mantener frescas bebidas frías, aperitivos o fruta dentro de un coche caliente. Si te da la impresión de que no podrías meter todo esto en el coche, aquí tienes una lista de consejos útiles para viajar en coche.

CONDUCE TODO.

El BMW X1.

Saber más