Neue Klasse: precursor de un futuro triunfal

6 min de lectura
El Neue Klasse de BMW fue, por encima de todo, un automóvil con mucha clase. Y es que este vehículo, que comenzó a fabricarse en 1962, cambió las reglas del juego tanto en la empresa como en el segmento de las berlinas deportivas de categoría media. Pero, ¿qué fue lo que hizo que el predecesor del actual BMW Serie 5 tuviera tanto éxito?

21 de octubre de 2021

¿CÓMO SUENA?

También puedes escuchar este artículo en Changing Lanes, el pódcast oficial de BMW. 

Además de hablar de este y de otros artículos, Changing Lanes, presentado por Nicki y Jonathan, te ofrece episodios nuevos cada semana con información exclusiva sobre tecnología, estilo de vida, diseño, coches y mucho más. 

Puedes encontrar Changing Lanes y suscribirte en la mayoría de plataformas de pódcast.

Esta será la prueba de fuego de la empresa: BMW se ha comprometido a alcanzar una neutralidad climática total en toda la cadena de valor a más tardar para 2050 según explica el CEO Oliver Zipse –algo que también vincula al nuevo y simbólico Neue Klasse. Y es que ya hubo antes un Neue Klasse que supuso una reestructuración visionaria en el seno de BMW. A continuación explicamos cuándo y por qué.

Seguro que se está preguntando ¿Neue Klasse ? ¿Por qué ? La respuesta es muy sencilla : a principios de los años sesenta, el catálogo de modelos de BMW estaba compuesto por microvehículos – BMW Isetta (➜ Leer más : La gran historia del pequeño Isetta) BMW 600, BMW 700– y grandes berlinas, p. ej., el modelo 501/502/503, el «Ángel Barroco». Entre ellos se abría un vacío en la gama de variantes de la Bayerische Motoren Werke : un espacio que se cubrió con el Neue Klasse.

© BMW
1 / 3
El Neue Klasse de BMW se presentó al público en el Salón del Automóvil de Fráncfort del Meno de 1961 – en la imagen, el modelo 1500.
© BMW Group Archives
2 / 3
En 1964, el catálogo de modelos se amplió con el 1600. Los cambios solo afectaron al motor. Por eso aquí incluimos una foto del centro de producción del Neue Klasse: la fábrica de BMW de Múnich-Milbertshofen.
© BMW
3 / 3
El modelo 1800 tuvo versiones especiales, p. ej., vehículo de homologación para competiciones de automovilismo.
BMW habló de ‘Neue Klasse’ ya desde el lanzamiento al mercado en 1962, aunque no utilizó este término como nombre proprio.
Marc Thiesbürger

portavoz de prensa de BMW Group Classic

De hecho, al principio, Neue Klasse no fue el nombre oficial de esta serie de modelos, aunque – tras la introducción del BMW 1800 en 1963 – BMW empezó a emplear el término en su publicidad a partir de 1964. Y con una autoconfianza absoluta. Al fin y al cabo, en la empresa estaban convencidos de que con la berlina de categoría media habían creado «una nueva clase aparte y sin parangón», tal como explica Marc Thiesbürger, portavoz de prensa de BMW Group Classic.

Parrilla

La parte delantera del Neue Klasse estaba caracterizada por los faros redondos (después también hubo modelos con luces rectangulares), el perfil lateral de la parte delantera con forma de hocico de tiburón y, sobre todo, la parrilla de orientación vertical (➜ Leer más: La parrilla BMW con el paso del tiempo).

Este Neue Klasse podía y, de hecho, debía (eso estaba claro antes de su lanzamiento) convertirse en un éxito. El motivo era la tensa situación financiera de la empresa. Por eso, tras el compromiso de Herbert Quandt con BMW en 1959, las labores de desarrollo se centraron en la nueva serie de modelos, en la que ya se había trabajado antes de forma interna. Ya en la presentación en el Salón del Automóvil de Fráncfort de 1961 quedó patente que los de Múnich habían acertado de lleno con el desarrollo de esta novísima berlina media. El vehículo entusiasmó tanto al público como a la prensa especializada y los libros de pedidos se llenaron rápidamente.

Un riesgo recompensado

BMW se puso a trabajar activamente para preparar la producción, invirtiendo grandes sumas en construir y ampliar centros de fabricación modernos para el Neue Klasse. Cabe mencionar, p. ej., la edificación de una nueva nave de producción para la fábrica de Múnich y la contratación de alrededor de 3.000 nuevos trabajadores cualificados. BMW contrarrestó rápidamente las dificultades de producción con un sistema multinivel de control de calidad que se aplicaba incluso durante el proceso de fabricación.

El riesgo de emprender algo nuevo se vio recompensado, porque el gran éxito económico de la nueva serie de modelos desembocó en un crecimiento vertiginoso de BMW en los años sesenta y en decisiones empresariales pioneras. Y así, con el Neue Klasse, se estrechó la relación de colaboración entre el equipo de desarrollo y el de ventas, lo que permitió una mejor planificación de los equipamientos y las características de los vehículos.

Pero, sobre todo, el Neue Klasse contribuyó al claro posicionamiento de BMW como fabricante de automóviles deportivos y de uso cotidiano. Esto también se reflejó en las cifras de ventas: solo en los diez años transcurridos entre 1960 y 1970, BMW triplicó sus ventas de automóviles. Y, en ese mismo espacio de tiempo, el volumen de negocio generado con los vehículos aumentó más de siete veces. En total, entre febrero de 1962 y enero de 1972 se produjo la cifra nada desdeñable de 339.814 berlinas de los modelos 1800 y compañía.

Curva de Hofmeister

Un diseñador alcanza su máxima consagración cuando a un determinado elemento de diseño se le pone su nombre. Este es el caso de Wilhelm Hofmeister, responsable – junto con su equipo – de la característica transición del pilar C del Neue Klasse. Por motivos de estabilidad, a este elemento no se le dio forma redonda, sino forma de codo. Hoy, todos los entusiastas del automóvil lo conocen como «curva de Hofmeister».

Para la carrocería de cuatro puertas se apostó de forma totalmente deliberada por un diseño funcional y discreto muy distinto del estilo conservador y barroco de las series BMW 501/502/503. Así, sin particularidades estilísticas y con una forma aerodinámica, surgió un vehículo que transmitía deportividad y elegancia. Con él, BMW logró captar el gusto de la época. Para diseñar el Neue Klasse, Wilhelm Hofmeister, el joven diseñador jefe de BMW, contó con la ayuda del famoso diseñador italiano Giovanni Michelotti.

Viejos valores resucitados

Ya antes de acuñarse el eslogan «El placer de conducir» (➜ Leer más: El eslogan de BMW), su esencia ya estaba vinculada inseparablemente a BMW. Según Thiesbürger, gran conocedor de BMW, el Neue Klasse supuso por aquel entonces el «redescubrimiento de la categoría media deportiva» ya que con él se logró trasladar la cualidad básica de los modelos BMW 326, BMW 327/28 y BMW 328 a los años sesenta (recordemos que estos modelos dieron una imagen inconfundible a la marca BMW en los años treinta). Con él, BMW no solo llenó un vacío en su propio catálogo de modelos, sino que creó un segmento propio: deportividad unida a exclusividad – o sea, una nueva clase.

Hoy está considerado el padre del Serie 5 de BMW, la berlina deportiva de categoría media/alta por antonomasia. Con él, BMW estructuró su catálogo de modelos de forma clara e inequívoca dejándolo tal y como lo conocemos hoy –a excepción de las líneas de modelos X y Serie 1, que se introdujeron mucho después. En concreto, la gama quedó compuesta por el BMW Serie 3 (Serie 02 por aquel entonces; ➜ Leer más: En busca del coche clásico perfecto), el BMW Serie 5 (justamente el Neue Klasse) y el BMW Serie 7.

Motor de cuatro cilindros

Bajo el sencillo capó se alojó un motor de cuatro cilindros en línea completamente rediseñado. Con una cilindrada de 1,5 litros en el modelo básico (de ahí el nombre de la variante: 1500 es la cilindrada en centímetros cúbicos), ofreció 80 CV en el momento de su debut. Tal cantidad de caballos contribuyó a que el modelo alcanzara unas prestaciones de conducción bastante ambiciosas para la época. Después se lanzaron variantes aún más potentes. Este es también uno de los motivos por los que la marca BMW está íntimamente ligada al concepto de dinamismo desde la introducción del Neue Klasse. Durante muchos años, el motor de cuatro cilindros fue la base para avances posteriores en todas las variantes (➜ Leer más: Hitos de la historia del motor de BMW).

El Neue Klasse no perdió nunca ni un ápice de actualidad durante su vida ya que se fue optimizando de forma discreta pero intencionada. En 1964, por ejemplo, el BMW 1500 se sustituyó por el BMW 1600. Y, por si fuera poco, después se sucedieron muchas variantes más: BMW 1800 y 1800 TI, BMW 1800 TI/SA, BMW 2000, 2000 TI, 2000 tilux, 2000 tii (➜ Leer más: Todo sobre los nombres de los modelos BMW). Entonces, BMW se adentró en el territorio de los vehículos deportivos con los motores más potentes. Por ejemplo, el 2000 tii, presentado en 1969, puso sobre el asfalto 130 CV a través de las ruedas traseras, lo que permitió ofrecer unas prestaciones de conducción que iban mucho más allá de lo que era habitual en la categoría media alta de la época.

El modelo más vendido del Neue Klasse fue el BMW 1800. Naturalmente, por aquel entonces ya existía una diferenciación con variantes de distinta cilindrada y potencia, así como niveles de equipamiento y versiones deportivas –todo gracias al sistema modular. Igual que ocurre habitualmente hoy en día en la industria del automóvil. Entre ellas cabe mencionar, p. ej., las variantes coupé BMW 2000 C, CA y CS, comercializadas a partir del año 1965. En total, casi 14.000 clientes firmaron contratos de coupés.

El Neue Klasse ofrecía a los clientes el paquete ideal: las mejores tecnologías integradas en un diseño de modernidad intemporal.
Marc Thiesbürger

portavoz de prensa de BMW Group Classic

El albor de una nueva época para BMW

El Neue Klasse por sí solo ya fue un éxito extraordinario para BMW. Los compradores adquirían el «paquete ideal: las mejores tecnologías integradas en un diseño de modernidad intemporal». Es decir, justamente lo que los clientes esperaban de BMW. Desde la concepción del vehículo hasta el posicionamiento en el mercado pasando por la producción y la ampliación y actualización de la gama de modelos: el Neue Klasse era un aviso sobre el futuro de la marca.

Al mismo tiempo, la serie de modelos representaba y sigue representando la evolución integral de la empresa: el audaz comienzo de una nueva era en la historia de la empresa y de la marca; una era que ha marcado el rumbo de BMW hasta hoy. Así pues, el Neue Klasse fue un producto pionero y supuso el primer paso hacia una cartera de modelos automovilísticos con perspectivas de futuro y con cabida para todos los segmentos. En pocas palabras: dio a toda la empresa un impulso a largo plazo que sigue vigente hoy. Y, de este modo, tiende un puente al nuevo Neue Klasse. Será el símbolo sobre ruedas de la reorientación sostenible de la empresa BMW Group. De un enfoque integral en relación con el uso de material secundario y de los principios de una economía circular. Una minirrevolución como la de 1961.

© BMW
1 / 3
La versión más potente del 2000, denominada tii, ofrecía 130 CV, un rendimiento fabuloso en aquellos tiempos.
© BMW
2 / 3
A partir de 1965, el Neue Klasse también contó con una versión coupé – igualmente disponible en distintas variantes.
© BMW
3 / 3
BMW por fuera, coche de carreras por dentro: un BMW 1800 en las 24 Horas de Spa (Bélgica) en 1966.

¿Qué es el Neue Klasse de BMW?

El Neue Klasse de BMW es una berlina que se presentó en 1961. BMW alcanzó un gran éxito con esta serie y con su moderno programa de producción. Se considera el fundador del segmento de berlinas deportivas de categoría media. Estaba propulsado por motores de cuatro cilindros con distintos niveles de potencia. Le sucedió el BMW Serie 5 en 1972.

Autor: Nils Arnold; Fotos: BMW/BMW Group Archives; Vídeo: BMW

BMW GROUP CLASSIC

Saber más