Qué ayuda realmente a evitar la fatiga al volante

4 min de lectura
Los viajes largos en coche son cansados y los funestos microsueños pueden hacer su aparición. ¿Pero cómo mantenerse despierto? ¿Café? ¿Música alta? ¿O siestas en las paradas? Estos son los mejores consejos para evitar la fatiga al volante.

27 de agosto de 2019

Todo el mundo lo sabe, pero hay muchos que lo subestiman: según la Dirección General de Tráfico, la somnolencia es un factor implicado hasta en el 30 % de los accidentes de tráfico en España. Otros estudios dicen que tras 17 horas sin dormir, conducimos como si tuviéramos 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre. La falta de sueño y sobre todo el cansancio aumentan el riesgo de accidente.

El cansancio puede dar lugar a una de las peores consecuencias de la fatiga al volante: los microsueños. El conductor se duerme solo unos segundos, pero a 100 km/h, cada segundo que cierre los ojos serán 28 metros conducidos a ciegas.

Fatiga al volante: señales de advertencia

Los microsueños se pueden detectar. Las primeras señales de advertencia de la fatiga repentina son los bostezos y pestañeos frecuentes, el escozor en los ojos y la pesadez de los párpados. Si se presentan estos síntomas, las cabezadas al volante están al caer.

Para combatir o evitar los microsueños, lee nuestros consejos de seguridad vial contra el cansancio al volante.

Los mejores despertadores: siestas para recargar, pausas y pasajeros

  • Dormir lo suficiente: Lo único que garantiza combatir la fatiga y el sueño al volante es dormir, dormir y dormir. Lo más importante es enfrentarse a los viajes largos en coche bien descansado. Así que no arranques si acabas de pasar mucho estrés o después de una noche con pocas horas de sueño.
  • Siestas para recargar: Los beneficios de dormir son innegables. En los viajes más largos, es aconsejable echar una cabezada al menos cada 4 horas. Estas pequeñas siestas deberían durar entre 20 y 30 minutos, para evitar que tu cuerpo caiga en un sueño profundo. Esto es lo que recomienda la DGT.
  • Evita las horas críticas: Adapta la programación de tu conducción para evitar las horas críticas biológicas del cuerpo (entre las 2 y las 5 de la mañana y entre la 1 y las 3 de la tarde). Puede que iniciar un viaje largo de madrugada tenga sentido para evitar el tráfico, pero no para evitar los microsueños.
  • Pausas periódicas obligatorias: Una de las recomendaciones al conducir más frecuentes es realizar pausas para combatir el cansancio, durante las que deberías relajarte y moverte. Sal del coche, da un breve paseo al aire fresco y estira las piernas. El ejercicio ligero aumenta el oxígeno en sangre y mejora la capacidad de concentración.
  • Comer: La alimentación adecuada también influye en la condición al volante. No conduzcas ni hambriento ni con el estómago lleno: ambas situaciones perjudican a tu rendimiento. Sustituye las comidas copiosas por almuerzos ligeros, como verduras. Si tomas pequeños aperitivos durante el viaje recargarás energía y te mantendrás sano.
  • Beber: Deberías contar siempre con suficientes bebidas a bordo, y no solo para los trayectos largos. Bebe sobre todo mucha agua o zumos y refrescos sin azúcar, siempre que puedas.
  • Entretenimiento: Un audiolibro emocionante puede mantener tu agudeza mental durante una actividad monótona, como un viaje largo por autopista. Aunque es aún mejor tener a un buen conversador de copiloto, alguien que te entretenga y pueda darse cuenta si te cansas. Si se da el caso, el copiloto puede ponerse al volante y conducir el vehículo tranquilamente hasta el destino.
  • Medicamentos: Hay que tener cuidado con algunas medicinas. Entre sus efectos secundarios podrían encontrarse el cansancio y la reducción de la atención (lo que lleva a los microsueños). Y no hablamos solo de pastillas para dormir, sino también de psicotrópicos, analgésicos o antihistamínicos. Si no estás seguro de cuáles son los efectos secundarios de un medicamento, ponte en contacto con un médico o un farmacéutico para no manejar con sueño. También si sufres fatiga crónica o trastornos del sueño.

Fatiga al volante: soluciones temporales

  • Dulces y chucherías: Te darán un subidón de energía rápido, pero el nivel de azúcar en sangre cae a la misma velocidad, así que el cansancio no tardará en volver.
  • Bebidas energéticas y café: Con estas pasa algo parecido, después del bombazo de cafeína y otras sustancias similares, la pereza no tarda en volver.
  • Ventilación repentina: Abrir un poco las ventanillas te aporta un extra de oxígeno. Este truco también es provisional y pertenece al grupo de medidas para combatir la fatiga que solo son útiles durante un tiempo muy breve.
  • Masticar chicle: Esto estimula la circulación de la sangre al cerebro y reduce los síntomas de la falta de sueño, pero no la soluciona. Por eso los chicles tampoco son un remedio definitivo para el cansancio.
  • Música alta: Otro truco cuya efectividad dura más bien poco. Además, cuando estás cansado tu receptividad ya es baja, y esto no mejora con un sistema de audio a tope. Por no hablar de que es una medida que no favorece la seguridad vial.

Fatiga al volante: tu coche te ayuda

Los sistemas de asistencia a la conducción también pueden ayudarte a luchar contra el cansancio repentino. Las distracciones o las salidas del carril son síntomas de fatiga habituales. Hay varios sistemas de asistencia que te advierten ante tales situaciones. El asistente de giro y cambio de carril y la protección contra colisiones laterales emiten un alarma cuando realizas movimientos antinaturales con el volante o si existe el peligro de golpear algo con el costado del coche. Si esto ocurre porque estás cansado al volante, deberías parar a descansar.

Los asistentes digitales como el BMW Intelligent Personal Assistant también ayudan en este sentido. Si dices «Holá BMW, estoy cansado», el sistema activa el programa de revigorización, que te ayuda a combatir el cansancio ajustando la temperatura, los efectos de iluminación y la música. De hecho, tras unas cuantas horas de conducción sin parar, el BMW te dirá que hagas una pausa. Si necesitas dormir, el sistema de navegación junto con el BMW Concierge Service te indicará la ruta hacia el hotel más cercano.

Un principio general es que la seguridad es lo primero. Si aún siguiendo estas técnicas de conducción sigues sintiéndote cansado, detente. Interrumpe el viaje y retómalo tras dormir a pierna suelta. El mejor método para contrarrestar el cansancio siempre es dormir.

Ilustraciones: Vanessa Deussen

BMW Connected Drive.

Conectado con tu mundo.

Saber más