Wild at Art: historia del BMW Art Cars

12 min de lectura
BMW Art Cars: estas tres palabras enlazan iconos legendarios del automóvil como el BMW M1 o el BMW Z1 y artistas de renombre mundial como Roy Lichtenstein o Jeff Koons. Te contamos quién ha diseñado cada uno de estos modelos BMW y por qué.

12 de octubre de 2020

Activar notificaciones push

Movilidad cargada de innovación, tendencias de futuro que emocionan y velocidades de infarto: Suscríbase a las notificaciones de nuevo contenido ahora.

Suscripción exitosa.

Suscripción fallida.

Si necesita ayuda, siga el enlace de soporte.

Los art cars son obras de arte sobre ruedas de BMW. Seguramente, el más notable de estos coches convertidos en piezas de BMW Museum sea el BMW M1 pop art de Andy Warhol. Sin embargo, si ponemos demasiada atención en este ejemplar, podríamos perdernos la exclusiva y diversa colección de 19 BMW Art Cars que se han creado desde 1975, todos ellos en cooperación con artistas internacionales de primer nivel.

Desde que se inventaron los coches, siempre han sido un objeto de fascinación para los artistas.
Prof. Dr. Thomas Girst

Director de Implicación Cultural de Comunicaciones y Política Corporativas del BMW Group

Cuando al piloto de carreras francés Hervé Poulain se le ocurrió la idea de que un artista le diseñase un coche de competición en 1975, nadie podía prever lo que se desarrollaría a partir de ahí: la combinación más continua y uniforme de automovilismo y arte. El principio era sencillo: un artista conocido diseña un coche BMW de carreras (y posteriormente, también modelos de producción en serie) según lo que se le ocurra, sin límite alguno a la creatividad ni requisitos especiales.

Cada coche acabó siendo tan diferente como los artistas que trabajaron en ellos y los transformaron en obras de arte mediante diversas técnicas gráficas y artísticas: desde modelos puramente de carreras hasta vehículos de producción en serie, pasando por exclusivos ejemplares deportivos. No hay dos vehículos iguales, ya que cada artista pudo elegir qué BMW personalizar. Al recorrer la galería de los BMW Art Cars, con sus exclusivas 19 piezas, se plantean tres preguntas que siguen, lamentablemente, sin respuesta: ¿Cuándo aparecerá el vigésimo modelo? ¿Qué otro artista perpetuará su obra en esta legendaria colección? Y, sobre todo, ¿qué modelo de BMW elegirá para ello?

#1

Alexander Calder / BMW 3.0 CSL / 1975

En 1975 nadie podría haber adivinado que el coche de carreras BMW 3.0 CSL diseñado por el escultor estadounidense Alexander Calder sería el preludio de una serie artística legendaria. Nadie, ni siquiera en BMW. Hervé Poulain acudió en persona a hablar con el fabricante. La idea de los BMW Art Cars no surgió de un plan del departamento de Relaciones Públicas, como nos confirma el Prof. Dr. Thomas Girst, director de Implicación Cultural del BMW Group. Poulain acabó utilizando el BMW 3.0 CSL con el no 93 en las 24 horas de Le Mans (➜ Leer más: 24 horas con la piel de gallina). Aunque no llegó a la línea de meta, la repercusión de la colorida creación de Calder fue extraordinaria. Con eso, se dio el pistoletazo de salida de los BMW Art Cars.

#2

Frank Stella / BMW 3.0 CSL / 1976

Solo un año después, un compatriota de Calder, Frank Stella, creó una segunda pieza. También utilizó un BMW 3.0 CSL y también acabó participando en una carrera de resistencia en Le Mans, con el número 21. Diseñar el BMW Art Car de Frank Stella, el segundo de la serie, fue todo un honor para el autor, gran seguidor del automovilismo, y que orientó su obra sobre la base técnica del soporte original. Dibujó sobre el vehículo una rejilla de líneas que le dio la aparencia de una hoja cuadriculada inmensa. Todo ello en blanco y negro, con lo que el vehículo de carreras, con su sobrecogedora potencia de 750 CV, destacó notablemente entre sus competidores (sobre todo los coloridos) en la parrilla de salida. Además, al igual que ocurrió en el caso de Calder, la pintura la aplicó el legendario maestro de BMW Walter Maurer.

#3

Roy Lichtenstein / BMW 320i Turbo / 1977

Un año después, en 1977, apareció el tercer BMW Art Car, diseñado de nuevo por un estadounidense. El artista de pop art Roy Liechtenstein utilizó los puntos Ben-Day tan característicos de sus obras para plasmar un paisaje sobre los flancos del BMW 320i Turbo. Y claro, como no podía ser de otra manera, este modelo tampoco se expuso inmediatamente, sino que se puso a prueba primero sobre el circuito, naturalmente, en Le Mans. Los pilotos Hervé Poulain y Marcel Mignot se pusieron al volante del coche con el número 50, acabaron en la 9. posición en la general y en el primer puesto de su clase.

#4

Andy Warhol / BMW M1 / 1979

El BMW Art Car más conocido es el BMW de Andy Warhol, un M1. El superdeportivo bávaro es ya de por sí toda una leyenda, pero gracias al diseño del que, seguramente, sea el «pop artist» más famoso, la versión de carreras del BMW M1 se convirtió probablemente en uno de los automóviles más valiosos de la historia. Warhol tuvo algo en común con sus predecesores: tampoco cobró por su trabajo; sin embargo, a diferencia de los otros artistas, que crearon un modelo a escala y luego pidieron que se pintase el coche, fue él mismo quien decoró el BMW. «Intenté reflejar la sensación de velocidad. Cuando un coche avanza realmente rápido y las líneas y colores se vuelven borrosos», explicó el artista. El art car de Andy Warhol encarnó literalmente esa sensación de velocidad, ya que el artista aplicó los seis kilos de pintura en solo 28 minutos. Este modelo de carreras de potencia media solo compitió una vez en la historia, en Le Mans (al césar lo que es del césar), en 1979. Quedó sexto en la general, y de ahí pasó a ocupar su lugar como pieza de museo.

#5

Ernst Fuchs / BMW 635 CSi / 1982

¡El número 5 está vivo! ¡Y mucho! El austríaco Ernst Fuchs se puso a trabajar con un BMW 635 CSi en 1982 y creó la obra denominada «Zorro de fuego a la caza del conejo», el primer BMW Art Car basado en un coche de producción en serie. Además, esta pieza se creó directamente para exponerla. Hasta ese momento, Fuchs era conocido sobre todo por pintar grandes imágenes religiosas. Su BMW Art Car dista mucho de ser algo así, aunque también se ha convertido en todo un icono, especialmente por las sorprendentes llamas sobre el fondo negro.

#6

Robert Rauschenberg / BMW 635 CSi / 1986

El sexto ejemplar de la serie es obra de otro pionero del pop art estadounidense: Robert Rauschenberg. Este BMW, un 635 CSi, tampoco participó nunca en una carrera. Sin embargo, sí que es el único BMW Art Car que ha recorrido una vía pública, ¡y al volante se encontraba el propio Rauschenberg! El artista creó su obra con recursos de otros creadores, que procesó con técnicas fotográficas y aplicó a la carrocería del cupé BMW mediante laminados. Así es como se creaban los collages típicos del estilo de Rauschenberg. Con su obra en el BMW 635 CSi, entre otras cosas, puso de manifiesto cómo se imbrican tres mundos: el arte, la naturaleza y la tecnología.

#7

Michael Jagamara Nelson / BMW M3 Grupo A / 1989

El responsable del BMW Art Car no 7 fue un artista de las antípodas, Michael Jagamara Nelson. En siete días, transformó un ejemplar negro de la versión de carreras del BMW M3 Grupo A en una obra que refleja la cultura y el entorno natural de los aborígenes australianos, a lo que le ayudaron artistas amigos. Para proteger el arte de su cultura, los aborígenes codifican sus dibujos y los pasan de generación en generación a través de trazos sobre las paredes de las cuevas. El BMW M3 parece también un gran puzle de colores. Nelson afirmó que el proceso de creación le permitió plasmar sus sueños en el diseño del BMW. Podemos decir que es un coche de ensueño.

#8

Ken Done / BMW M3 Grupo A / 1989

Ken Done completó el doblete australiano en 1989 con el octavo modelo de la colección BMW Art Car. Al igual que en la obra de Nelson, utilizó un turismo BMW M3 Grupo A. Sin embargo, el arte de Done, a diferencia del de Nelson, representa la Australia moderna. Este modelo con el volante a la derecha llama la atención a primera vista, sobre todo por el trabajo de pintura y su acabado colorido. El objetivo de Done era reflejar en su BMW Art Car el lado más alegre de su país: podemos ver la naturaleza, el sol y las playas, además de animales como peces y pájaros. El BMW M3 de Done se puede describir fácilmente con una sola palabra: positividad. Igual que el BMW M3 creado por Nelson, en de Done se paseó por los circuitos Australianos antes de pasar a ser una pieza de museo.

#9

Matazo Kayama / BMW 535i / 1990

En el noveno BMW Art Car, se volvió a utilizar un coche de producción en serie: el BMW 535i. Se trata del primer ejemplar diseñado por un artista asiático, y llamó mucho la atención por su simpática discreción. El japonés Matazo Kayama vistió el coche con los colores de un aerógrafo, y gracias a un proceso especial de impresión laminada, creó un elegante paisaje sobre la carrocería con la forma de un río. El propio Kayama describió su inspiración: «Mi obra debe tener el aspecto de los cristales de nieve».

#10

César Manrique / BMW 730i / 1990

Para el aniversario oficioso del proyecto, se invitó a participar en el «Arte sobre ruedas» de BMW a César Manrique. El artista vanguardista español utilizó un BMW Serie 7 para crear su obra en 1990. Y si los visitantes reconocen elementos naturales en los colores llamativos y las formas abstractas que recorren la carrocería, están en lo cierto: Manrique se inspiró en el paisaje de la isla de Lanzarote. Los elementos negros del diseño representan las rocas volcánicas de Canarias; el verde, los bosques; el rojo, la vida. También se pueden descifrar en las formas ondulantes algo que, para Manrique, es esencial en un automóvil: la velocidad al transportar a sus ocupantes.

#11

A.R. Penck / BMW Z1 / 1991

Ya el modelo de BMW que escogió para decorar A. R. Penck (seudónimo de Ralf Winckler), originario de Dresde, es en sí toda una obra de arte, una rareza: el BMW Z1. Con su composición y sus formas, que eran radicalmente novedosas para su época, y las puertas laterales retráctiles, el BMW Z1 es un hito en el historial automovilístico de la marca hasta la fecha. Penck realizó su contribución a la serie de BMW Art Cars cuatro años después del lanzamiento de este convertible. Inspirado por las pinturas rupestres, creó figuras y símbolos abstractos. ¿Qué significaban? Cada cual que lo interprete a su manera... El artista nunca quiso desentrañarlo, y eso es sin duda parte del atractivo que exuda este deportivo.

#12

Esther Mahlangu / BMW 525i / 1991

Este llamativo BMW Serie 5 de 1991 fue el número doce de los BMW Art Cars. Y algo aún más destacable: por primera vez, la responsable de rediseñar un BMW como obra de arte fue una mujer. El diseño es fácil de identificar como reminiscente de la cultura africana. El diseño del coche, en particular, tiene que ver con la «decoración doméstica de su tribu», según explicó la propia Mahlangu, llamada patrón Ndebele. Es una tradición que se transmite de generación en generación, especialmente entre las mujeres. La artista tardó una semana en diseñar su contribución a la serie de Art Cars. Como la mayoría de sus predecesores y sucesores, el no 12 es sencillamente una pieza de exposición. Y, naturalmente, no hay otra igual.

#13

Sandro Chia / BMW M3 GTR / 1992

Sandro Chia se desfogó a fondo con este prototipo de carreras del BMW M3 E46 GTR. El artista italiano se puso en contacto con BMW y les pidió diseñar un Art Car. El resultado es impresionante: quien contempla el coche se siente observado desde muchos puntos, ya que la superficie de la carrocería está repleta de ojos abiertos. Chia lo expresa así: «Sobre un coche se posan muchos ojos. La gente lo mira. Y en este modelo quise reflejar todas esas miradas».

#14

David Hockney / BMW 850 CSi / 1995

En el viaje de los Art Cars nos vamos de Italia a Inglaterra. La superestrella británica David Hockney dejó su propia huella en la colección BMW Art Car. En este caso, la marca insistió e insistió hasta lograr que el artista colaborase en el proyecto. El BMW 850 CSi de Hockney fue el resultado de un larguísimo proceso de diseño, porque no solo se trata de aplicar pintura, según sus propias palabras. Mediante sus técnicas pictóricas, quiso desnudar el coche y darle completamente la vuelta. Así, sacó a relucir lo que, en su opinión, subyace bajo la carrocería, bajo el coche: su fascinante tecnología.

#15

Jenny Holzer / BMW V12 LMR / 1999

«Fast Art». Con este lema se puede resumir la obra de Jenny Holzer en pocas palabras. Al menos si nos referimos al punto de partida, un BMW V12 LMR para las 24 horas de Le Mans. La artista es conocida por su vocabulario crítico, por expresiones que pretenden estimular la reflexión, resonar y polarizar. De esta forma tan personal, aplicó palabras con letras cromadas reflectantes y láminas fluorescentes sobre la carrocería blanca de este modelo de carreras, con expresiones como «Eres tan complejo que no reaccionas al peligro». ¿Estás preguntándote qué quiere decir? Entonces es que Holzer ha conseguido lo que pretendía...

#16

Olafur Eliasson / BMW H2R / 2007

El arte automovilístico de Ólafur Elíasson difiere drásticamente de los vehículos anteriores de la serie BMW Art Car. El trabajo de este danés de origen islandés supone una ruptura radical con los modelos anteriores. En él no se reconoce ningún coche, más bien una especie de cáscara gigante. Eliasson es conocido por su trabajo con la naturaleza y los fenómenos físicos en su arte. Y eso es algo que casa con el modelo original de su instalación, ya que bajo esa cáscara hay un prototipo de carreras que avanza utilizando el hidrógeno. Pero volvamos a la cáscara: la envoltura del BMW H2R está compuesta por pequeñas placas metálicas que se rociaron con agua en un inmenso congelador. Así, se creó una armadura helada que mantiene preso al coche, y se convirtió un objeto móvil en uno inmóvil. Este es el enfoque de Elíasson sobre la sostenibilidad de nuestra sociedad.

#17

Jeff Koons / BMW M3 GT2 / 2010

El BMW Art Car de Jeff Koons no podría faltar en una lista de artistas de primer nivel como esta. Con él, volvió el pop art y la serie regresó a sus orígenes. El BMW Art Car M3 GT2 del estadounidense pretende expresar su velocidad con cada fibra de la carrocería. Los elementos de colores llamativos parecen recorrer el coche a toda velocidad. Incluso cuando está inmóvil, parece a punto de salir volando, de estallar con toda su fuerza. En 2010, el vehículo ocupó su plaza en la parrilla de salida de las 24 horas de Le Mans y fue toda una sensación: en este aspecto, la obra de Koons restablece también la conexión con los modelos BMW Art Car que le precedieron.

#18

Cao Fei / BMW M6 GT3 / 2017

Este BMW Art Car fue diseñado por la artista multimedia Cao Fei. En un tributo al carbono, un material empleado en muchos coches de carreras, la artista china eligió una estructura de este material como elemento de fondo para su proyecto. El BMW Art Car no. 18 solo desarrolla toda su efectividad con una aplicación asociada. Mediante la realidad aumentada, el coche de carreras negro se convierte en el foco de una tormenta de colores que ruge sobre el vehículo. Así es como Cao Fei fusiona el mundo real con el digital.

#19

John Baldessari / BMW M6 GTLM / 2016

El BMW M6 GTLM diseñado por John Baldessari en 2016 es también un gran exponente del arte en BMW. Los seguidores de los BMW Art Cars tuvieron que esperar seis largos años hasta poder ver una nueva creación de la serie. Baldessari utilizó un número reducido de elementos de diseño, pero a gran escala y de manera muy efectiva. Una palabra lo dice todo, impresa sobre la puerta del conductor: «FASTt». La velocidad, y nada más, es la esencia de los coches de carrera como el BMW M6 GTLM. O como lo expresa el propio artista: «¡El BMW Art Car es, sin duda, la obra de arte más rápida que he creado jamás!».

¿Cuál es la historia de los legendarios coches BMW Art Cars?

BMW Art Cars: en estas tres palabras se expresa la legendaria conexión entre iconos del automovilismo como el BMW M1 o el BMW Z1 y artistas de renombre internacional como Roy Liechtenstein o Andy Warhol. Los BMW Art Cars se crearon entre 1975 y 2017, cada uno es una pieza única y representan el arte y el gusto particular de cada diseñador.

Fotos/Vídeo: BMW; Autor: Nils Arnold

BMW MUSEUM

Saber más