5 min de lectura

El coche del futuro no puede destacar únicamente por su conducción:

una comunicación innovadora y las nuevas formas de usar el tiempo son solo 2 ejemplos. Descubra qué es el coche del futuro y cómo tanto el vehículo como los componentes individuales podrían tener otros usos.

4 de septiembre de 2019

En los 80 todo el mundo conocía la famosa melodía del Coche Fantástico – y lo que es más importante: esto llevó a que todo el mundo tuviera una clara imagen mental de como sería el coche del futuro. KITT, la forma abreviada y pegadiza del «Knight Industries Two Thousand», proviene de una época en la que no había Internet, teléfonos móviles ni asistentes virtuales. KITT encarnaba la visión de un coche del futuro que estaba muy adelantado a su tiempo. De hecho, todavía lo sigue estando un poco: 

  • ¿Dispositivos manos libres en los vehículos? Hecho. 
  • ¿Una inteligencia artificial parlante con la que el conductor puede hablar a través de un reloj de pulsera? Hecho. 
  • ¿Coches que se conducen solos en la vida cotidiana? Tiempo al tiempo…

Nos atrevemos a mirar hacia el futuro, formulamos hipótesis, contemplamos cómo podría ser el coche del futuro y analizamos las características con las que podría contar, además del transporte de pasajeros.

El coche del futuro y de lo que queda del presente

Aunque aún no está todo claro, ya hay algunas visiones de futuro que los expertos imaginan para el coche del futuro. Pero una cosa es segura: el coche del futuro será eléctrico, autónomo y estará totalmente conectado a la red (➜ 5 pasos para la conducción autónoma). Estas tendencias futuras podrían cambiar muchos de los componentes habituales de los coches o incluso hacer que algunos resulten innecesarios.

Las unidades de control en el coche del futuro

Las escenas requerían que Michael, el protagonista, tuviese el control del vehículo, aunque KITT se podría haber conducido a sí mismo. Las vertiginosas persecuciones automovilísticas parecen la mitad de casuales cuando Michael se recuesta en la cabina del vehículo y se dedica a hacer otras cosas. Las opiniones de los expertos respecto a cómo será realmente el futuro siguen divididas. Algunos dicen que en el coche del futuro ya no deberían ser necesarias maniobras heroicas de dirección o frenado. Otros, entre ellos BMW, ven la oportunidad de que las personas puedan controlar el vehículo cuando quieran. 

La motorización del coche del futuro

Aunque por el momento no se puede definir un periodo específico, es posible que, en un futuro indeterminado, el motor de combustión pura se convierta en una pieza de exposición de museo. El pasado abrirá paso a un nuevo futuro: el coche eléctrico. Todavía falta por decidir qué variante de movilidad eléctrica será la sucesora del motor de combustión que domine el mercado (➜ Coches híbridos enchufables: comparativa de eléctricos). 

Los elementos de comunicación

A pesar de los constantes cambios tecnológicos, es probable que el coche del futuro conserve algunos de los sistemas de comunicación que los vehículos disponen actualmente. 

Ejemplo 1: intermitentes y luz de freno

  • Ambas luces sirven para comunicarse con otros usuarios de la carretera y lo más probable es que se mantengan. 
  • Se espera que el coche del futuro utilice aún más posibilidades de comunicación a través de las luces. 
  • Los conductores se pueden comunicar con otros usuarios de la carretera a través de gestos o por contacto visual. Se puede indicar a los peatones que pueden cruzar la carretera de manera segura. Los vehículos autónomos carecerían de esta posibilidad, por lo que los expertos ya están pensando en varias opciones nuevas para los conceptos de iluminación, ya sea en las pantallas integradas en la carrocería o en los faros, que proyectarían señales claras en la carretera.

Ejemplo 2: el claxon

  • El claxon probablemente se escuchará con menor frecuencia que hoy en día. 
  • Probablemente ya no se utilice para descargar la frustración en un atasco, para anunciar la llegada ni, ciertamente, como método de presión porque el vehículo de delante vaya demasiado lento.
  • Funcionará de forma totalmente automática solo para su verdadera finalidad.

El coche del futuro será multifuncional

La tecnología de conducción autónoma crea nuevas posibilidades para definir el espacio dentro del vehículo. Por lo tanto, idealmente, el coche del futuro es…

…una oficina rodante

Incluso en la actualidad, los vehículos autorizados prémium ofrecen varias características que los convierten en oficinas sobre ruedas. Entre ellas se incluyen zonas de carga e interfaces para portátiles o smartphones, puntos de acceso Wi-Fi para varios dispositivos móviles y grandes pantallas para presentaciones y videoconferencias. Sin embargo, actualmente los conductores tienen que buscar un aparcamiento para trabajar en su oficina móvil. Si los coches del futuro se conducen de forma autónoma, el trabajo se puede realizar durante el trayecto. Muchos expertos consideran que una superficie de trabajo útil para escribir o una superficie de almacenamiento para el portátil pueden constituir una parte integral del coche del futuro. 

…una sala de estar portátil

La disposición actual de los asientos en filas se debe al hecho de que el conductor debe mantener los ojos en la carretera y las manos en el volante. Por el contrario, los asientos del coche del futuro pueden ser mucho más flexibles. Algunos expertos consideran que los asientos delanteros podrían ajustarse de forma flexible a diferentes modos de funcionamiento. También podría haber una mesa en medio del vehículo para que todos los pasajeros coman juntos o jueguen a juegos de mesa. En cualquier caso, el coche del futuro tiene todo el potencial para convertirse en un lugar de bienestar (➜ ¿Qué convierte a un lugar en lugar predilecto?para sus ocupantes.

…un cine sobre ruedas

Es probable que el coche del futuro se transforme en un cine sobre ruedas, especialmente para los viajes más largos. Las preocupaciones de que una película pueda distraer al conductor ya no tendrán razón de ser en un coche autónomo. En función del fabricante, los elementos que ocupan mucho espacio podrían plegarse o retirarse y dejar un gran espacio para una o varias pantallas. También se podría jugar a videojuegos durante el trayecto. Todavía no está claro si se utilizarían pantallas o si se proyectarían las imágenes directamente en el parabrisas, como muestran los primeros estudios.  

…un lugar de encuentro para la movilidad urbana

Los expertos coinciden en que los nuevos modelos de movilidad están atrasados para la ciudad (➜ 5 tendencias de la movilidad urbana). Algunos piensan que en el futuro casi nadie cogerá solo el coche. En lugar de ello, podría haber flotas de taxis autónomos que recojan en el camino a más pasajeros con el mismo trayecto o que paren en algún punto del mismo. Este escenario deja entrever la actual tendencia del carsharing (➜ Movilidad compartida). Pero no está claro si el coche del futuro se convertirá en un lugar de encuentro para la movilidad urbana de esta manera. La necesidad de, por ejemplo, recostarse cómodamente en el asiento y echar un vistazo a los programas de entretenimiento, observar cómo el coche conduce solo por una carretera sinuosa o simplemente sentarse con la pareja tranquilamente en el coche es demasiado fuerte.

…un cómodo hotel

Como se puede ver, el coche del futuro le irá quitando cada vez más peso de encima al conductor. En consecuencia, sería lógico que los fabricantes considerasen esta nueva tecnología en el diseño interior de sus vehículos. El bienestar se trata de funcionalidad, la tecnología pasa a un segundo plano. Los expertos hablan de Shy Tech y describen un coche del futuro tan cómodo que los pasajeros podrán alcanzar un sueño reparador durante el trayecto.

¿Una idea muy futurista o una realidad cercana?

En la ciudad bávara de Dingolfing, BMW planea construir el BMW iNext en su planta a partir del 2021. Este automóvil altamente automatizado estará totalmente conectado a la red y será completamente eléctrico.

Los expertos siguen sin ponerse de acuerdo sobre cuándo la conducción totalmente autónoma se convertirá en una realidad. Según un estudio realizado por el instituto de investigación Progno para el ADAC (Allgemeiner Deutscher Automobil-Club), los coches que podrán conducirse de forma autónoma tanto en la carretera como en la ciudad, estarían disponibles en el mercado a partir del 2030. Algunos consideran que el año 2040 es más realista para el nivel 5. Habrán tenido que pasar nada menos que 100 años desde KITT para que finalmente los vehículos autónomos determinen el tráfico. 

El autor

Andreas Fuhrich es redactor en Trend Report y responsable de temas de movilidad, finanzas y digitalización. A través de discusiones de fondo con expertos sobre ciencia e industria, obtiene información sobre el mundo del mañana, que le permite escribir siempre sobre las últimas tendencias.

CON IMPULSO HACIA EL FUTURO

El BMW Vision M NEXT

Saber más