BMW

Descubre los modelos, productos y servicios de BMW:

Jochen Neerpasch: mentor de motorsportJochen Neerpasch: mentor de motorsport

Jochen Neerpasch: mentor de motorsport

7 min de lectura
BMW M cumple 50 años. La historia de éxito de la división de alto rendimiento de BMW sería inconcebible sin este hombre: Jochen Neerpasch. Acompañamos al antiguo director general de BMW M durante la edición de este año de Las 24 Horas de Nürburgring. Y hablamos con él sobre coches deportivos, las carreras en general y su futuro y, sobre todo, su hijo predilecto, el Junior Team.

28 de julio de 2022

Activar notificaciones push

Movilidad cargada de innovación, tendencias de futuro que emocionan y velocidades de infarto: Suscríbase a las notificaciones de nuevo contenido ahora.

Suscripción exitosa.

Suscripción fallida. Si necesita ayuda, siga el enlace de soporte.

Siseos, traqueteos, martilleos. El silbido de las llaves de impacto marca el ritmo durante el cambio de neumáticos bajo la luz de los proyectores. El motor turboalimentado de seis cilindros del BMW M4 GT3 (➜ Leer más: Hitos de la historia del motor de BMW) emite el sonido al ralentí típico de los vehículos de competición en la calle de boxes del circuito de Nürburgring mientras el equipo de boxes del BMW Junior Team trabaja a toda prisa alrededor del coche de carreras. Los pasos de trabajo son certeros, todo está literalmente sincronizado. Justo al lado hay un señor de cabellos plateados con una chaqueta de cuero BMW M vintage que parece ajeno a todo. Con los brazos cruzados a la espalda, observa lo que hacen los mecánicos en el vehículo, el cambio de piloto, las instrucciones del ingeniero de carrera. El sol acaba de ponerse detrás de las colinas de Eifel; la carrera (Nürburgring 24 Hours) aún se encuentra en su fase inicial; hay un enorme ajetreo. Pero eso no perturba la calma de Jochen Neerpasch ni lo más mínimo, al contrario. Con sus vastos conocimientos detallados, repasa con nosotros los 50 años de historia de BMW Motorsport durante la entrevista.

BMW M, Jochen Neerpasch, MotorsportBMW M, Jochen Neerpasch, Motorsport

Sr. Neerpasch, usted ayudó a crear BMW Motorsport GmbH, que es como se bautizó a BMW M por aquel entonces. ¿Cuál fue el mayor desafío?

Jochen Neerpasch: A principios de los años setenta, todo lo relacionado con el automovilismo en BMW era responsabilidad de los «tuners». Sí que es verdad que los «tuners» contaban con el apoyo de BMW AG, pero, a fin de cuentas, cada uno iba a lo suyo. Por aquel entonces yo era manager automovilístico en Ford; tuvimos mucho éxito y también ganamos a BMW en el circuito. Así que BMW se puso en contacto conmigo para proponerme un cambio. Querían que pusiese en marcha un proyecto coordinado de automovilismo en el seno de BMW. El desafío de llevar de vuelta al camino del éxito a la marca tradicional también en el ámbito de la competición me pareció muy tentador y acepté. Pero no sin antes explicar a los responsables de BMW cómo había pensado hacerlo.

¿Qué idea tenía en mente?

Neerpasch: BMW quería desarrollar el automovilismo de cara al futuro con un equipo competente. Yo estaba convencido de que para eso hacía falta una empresa independiente y, además, un coche de carreras ligero homologado para la producción en serie: el BMW 3.0 CSL. Me dieron luz verde y el 1 de mayo de 1972 me puse manos a la obra en Múnich. Al principio, con otros cinco compañeros. En aquella época, BMW ya disponía de los conocimientos técnicos necesarios, pero en BMW no estaba «permitido» oficialmente dedicarse a cuestiones relacionadas con el deporte de motor. Así pues, los ingenieros solo podían impulsar avances técnicos en esta dirección en su tiempo libre, después del trabajo. Ya en 1973 fuimos capaces de ganar a Ford con nuestros BMW en el Campeonato Europeo de Turismos (para gran alegría de los miembros del Consejo de BMW).

Para Neerpasch, la maratón de 24 horas no comienza con el banderazo de salida de la carrera propiamente dicha, sino antes. En las horas previas se reúne, entre otros, con el expresidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) Jean Todt, asiste a la BMW M Race of Legends (➜ Leer más: Coches clásicos de carreras de BMW) o intercambia ideas con los pilotos del Junior Team. Allá adonde va, a Neerpasch se le saluda efusivamente; son muchos los que buscan su cercanía y su consejo. Sin embargo, hay algo que salta a la vista: su atención se centra en los pilotos del Junior Team.

BMW M, Jochen Neerpasch, MotorsportBMW M, Jochen Neerpasch, Motorsport

¿Cómo eran las carreras en los años setenta?

Neerpasch: Eran algo sensacional. Cientos de miles de espectadores en las carreras de seis horas y, además, muchos pilotos de Fórmula 1 que también competían en carreras de turismos. En resumen: el nivel era extremadamente alto. Incluso me atrevería a decir que más alto que el nivel que hay ahora en las competiciones de turismos.

¿Hasta qué punto contribuyó usted a que BMW esté considerada hoy una marca deportiva?

Neerpasch: Antes de que llegásemos nosotros, los departamentos de competición solo tenían un cometido: desarrollar coches de carreras. Nosotros no solo utilizamos nuestros conocimientos para lograr que los coches de carreras rápidos fueran aún más rápidos, sino también para alcanzar el éxito comercial con vehículos de alto rendimiento diseñados para la carretera. En ese sentido fuimos pioneros. Y en BMW podemos estar orgullosos de que este espíritu de competición siga estando presente hoy en todos los vehículos BMW M.

¿En qué sentido se produjo la transferencia de conocimientos: del automovilismo a la fabricación de vehículos en serie o al revés?

Jochen Neerpasch: Una pregunta muy importante. En aquella época, los conocimientos fluían del mundo de las carreras al del desarrollo de vehículos en serie. Hoy por hoy, el automovilismo está tan profundamente arraigado en el ADN de los modelos BMW M que los vehículos de producción en serie acaban convertidos en coches de carreras, como pasa ahora con el BMW M4 GT3. Pero la esencia del deporte del motor no solo está presente en el ADN de los vehículos, sino que también fluye por las venas de los ingenieros, de los pilotos del Junior Team, en definitiva: de todos los empleados de BMW M.

Fuimos pioneros.
Jochen Neerpasch sobre los inicios de BMW M
BMW M, Jochen Neerpasch, MotorsportBMW M, Jochen Neerpasch, Motorsport

Faltan pocos minutos para el inicio oficial de la carrera por el «infierno verde». Los jueces de pista despejan pacientemente la recta de salida y llegada, los aficionados con acceso a la calle de boxes tienen que volver ahora detrás de la barrera. La tensión a la que están sometidos todos los participantes es palpable. Todos menos uno: el antiguo director general de BMW M (➜ Leer más: El logo de BMW M y sus colores). No hay nada que pueda sorprender o alterar a Neerpasch, ni dentro ni fuera del circuito.

Palabra clave, «BMW Junior Team»: ¿Qué hay detrás?

Neerpasch: Ya teníamos un BMW Junior Team en 1977. Lo que hacemos ahora es mantener viva la idea de entonces. La motivación principal es cohesionar a las jóvenes promesas como equipo para que puedan competir como tal en las carreras de resistencia. Los pilotos deben aprender juntos, crecer con cada tarea. Así, el aprendizaje es más rápido y más intenso. Todo se aborda de forma integral y conjunta: el adiestramiento físico y mental, la formación mediática, la puesta a punto de los vehículos de competición. Dan Harper, Max Hesse y Neil Verhagen incluso viven juntos en un apartamento en Nürburgring. Viven juntos, trabajan juntos, conducen juntos, y así llevan dos años largos. Estos tres jóvenes están totalmente inmersos en el automovilismo, durante todo el día.

El automovilismo forma parte del ADN de BMW M.
Jochen Neerpasch
BMW M, Jochen Neerpasch, MotorsportBMW M, Jochen Neerpasch, Motorsport

¿Cuál es el objetivo de este Junior Team?

Neerpasch: Este aprendizaje intenso les ha permitido alcanzar a una edad muy temprana un nivel que los pilotos experimentados solo alcanzan después de acumular mucha más experiencia en el ámbito de la competición. Los tres se ayudan mutuamente, analizan cada vuelta, cada carrera y reflexionan sobre ella: a tres bandas, como equipo. Con este enfoque único de abordarlo todo de forma conjunta lo que pretendemos es lograr que en dos o tres años ya estén compitiendo por títulos y en los mejores equipos de resistencia del mundo juntos, insisto, juntos, porque esa es la clave. Eso sería lo mejor para BMW, lo mejor para estos jóvenes pilotos. Y estoy firmemente convencido de ello.

No hay duda de que «equipo» es el término en el que se hace más hincapié.

Neerpasch: ¡Exacto! Harper, Hesse y Verhagen corren todas las carreras en equipo. Otras escuderías trabajan con combinaciones variables de pilotos. Eso requiere cierto tiempo de adaptación y coordinación. Este esquema de equipo también hace que les resulte más fácil superar los contratiempos que forman parte del desarrollo de un piloto de carreras. Otro aspecto que hay que tener en cuenta es que los coches de carreras de los distintos fabricantes están muy igualados. Eso significa que, por el contrario, son los pilotos los que marcan la diferencia. Quien tenga el mejor equipo de pilotos, ganará la carrera.

¿En qué criterios se ha basado para elegir a estos tres pilotos para el Junior Team?

Neerpasch: Esa pregunta puedo responderla de forma muy breve. El motivo decisivo fue y sigue siendo el talento. No el hecho de que pudiesen aportar recursos económicos a través de patrocinadores, lo que llamamos «dote». En resumen, nuestra estrategia consistía en crear un equipo con talento y, después, conducirlo al éxito entre todos a base de trabajo duro.

Es casi medianoche. Neerpasch mantiene su papel de observador silencioso en el box del BMW Junior Team. En cada cambio de piloto, da tiempo a que los jóvenes pilotos que acaban de terminar su relevo se recompongan. Son ellos los que se acercan después a Neerpasch por iniciativa propia y buscan conversación. Si uno se fija en las caras de los jóvenes pilotos, siempre tiene la sensación de que Neerpasch ha encontrado las palabras justas. En resumen: es el mentor ideal.

BMW M, Jochen Neerpasch, MotorsportBMW M, Jochen Neerpasch, Motorsport

¿Qué caracteriza a los modelos de BMW M?

Neerpasch: Con un modelo BMW M (➜ Leer más: 7 maravillas de BMW M) puedes desplazarte tú mismo hasta el circuito. Y, una vez allí, pasarte todo el día dando vueltas rápidas con el mismo vehículo. Los automóviles BMW M se desarrollan y se han desarrollado siempre para ambas cosas. Al mismo tiempo, los vehículos BMW M son igualmente aptos para profesionales y para aficionados. La velocidad y el automovilismo forman parte del ADN de estos coches.

La última pregunta es sobre el futuro del automovilismo: ¿cómo cree que será este deporte dentro de diez años?

Neerpasch: El futuro del mundo de las carreras también está ligado a la conducción eléctrica. Aunque, para eso, los coches de carreras eléctricos tendrán que ser más ligeros y las autonomías tendrán aumentar. No se podrá afrontar una carrera de 24 horas como esta mientras la recarga lleve tanto tiempo. Es posible que los motores híbridos también sirvan de tecnología puente en este caso. Pero hay algo de lo que estoy seguro: el automovilismo no va a desaparecer.

BMW M, Jochen Neerpasch, MotorsportBMW M, Jochen Neerpasch, Motorsport

Mediodía del domingo. Las escuderías comienzan a desmantelarse y recoger mientras la carrera continúa. El cansancio de todo el personal que hay en los boxes o junto a ellos es notable. Neerpasch, en cambio, parece tan relajado y animado como si pudiera y quisiera iniciar ya mismo la siguiente carrera de resistencia (➜ Leer más: Las 24 Horas de Le Mans) con sus pilotos del BMW Junior Team. Se despide cordialmente y desaparece tranquilo entre la multitud por detrás de la calle de boxes. Jochen Neerpasch, la leyenda del automovilismo de BMW M.

BMW M, Jochen Neerpasch, MotorsportBMW M, Jochen Neerpasch, Motorsport
El automovilismo no va a desaparecer.
Jochen Neerpasch

¿Qué es BMW M?

BMW M GmbH se fundó en 1972 bajo el nombre BMW Motorsport GmbH. Es una filial de BMW AG. BMW M fabrica modelos BMW potentes y especialmente deportivos. Muchos son legendarios y se han convertido en clásicos. Por ejemplo, el superdeportivo BMW M1 o el BMW M3, el vehículo que ha servido de base para uno de los turismos de mayor éxito de la historia.

Autor: Nils Arnold; Art: Shin Miura, Madita O'Sullivan, Carolin Wabra; Fotos: Felix Brüggemann