Énfasis en la economía circular: sostenibilidad en 2040

7 min de lectura
Énfasis en la sostenibilidad: BMW apuesta claramente por el principio de la circularidad de cara al futuro. Aquí se explica cómo funciona, qué ahorro de emisiones de CO2 permite y por qué no implica renunciar al lujo.

19 de noviembre de 2021

Los ingenieros, científicos y expertos de BMW nos teletransportan al año 2040: con el BMW i Vision Circular (➜ Leer más: RE:BMW Circular Lab), BMW nos muestra cómo podría ser un vehículo compacto y totalmente eléctrico en el futuro, siempre centrado en la sostenibilidad y el lujo. Como su propio nombre indica, este vehículo está diseñado según los principios de la economía circular (circular economy).

La transición sistemática a una economía circular es la clave para asegurar un futuro más sostenible.

Pero, ¿qué es la «economía circular»? Como muchos recursos son limitados, la economía debe someterse a un cambio radical: del principio lineal take, make, waste (extraer, fabricar, desechar) hay que pasar a una economía realmente circular en la que nada se desperdicie. El objetivo de la economía circular es conservar, reutilizar, reparar y compartir los materiales y productos existentes durante el mayor tiempo posible. Así se contribuye a una protección sostenible del medio ambiente.

Las emisiones de CO2 deben disminuir

En la senda hacia la neutralidad climática, el principal objetivo de BMW Group es reducir las emisiones de CO2 durante toda la vida útil de cada vehículo. Y es que no solo es importante tener en cuenta lo que consume y emite un vehículo mientras circula. El antes y el después merecen la misma atención. Ahora bien, ¿cómo podemos fabricar vehículos dejando una huella mínima en el medio ambiente y qué ocurre cuando llega el momento de desecharlos? En este punto, los principios de la economía circular ofrecen una visión de futuro en la que los vehículos están hechos al 100 por ciento de materiales secundarios y diseñados desde el principio para el desmontaje y un reciclaje óptimo: justo como el BMW i Vision Circular.

La sostenibilidad como factor clave

Desde el consumo energético hasta los ciclos de utilización y eliminación, pasando por la cadena de suministro y la producción, BMW Group pretende ser un fabricante completamente neutro en emisiones de CO2 para 2050 como muy tarde. Para ello, hasta el proceso de producción (➜ Leer más: Sostenibilidad en cada coche que produce BMW) de los vehículos debe estar diseñado para aprovechar los recursos del modo más eficiente posible. Esto afecta a la energía consumida durante la fabricación y abarca hasta el uso de materiales reciclados. Por eso, BMW Group ya abastece al 100 por ciento todas sus fábricas del mundo con electricidad verde. Las cadenas de suministro también se someten a un control constante por lo que respecta a la circularidad. Además, el cobalto, el litio y las demás materias primas importantes para la producción de baterías no proceden nunca de regiones en conflicto, y la cantidad de material utilizado se reduce al mínimo.

Del mismo modo, el consumo energético por vehículo fabricado se ha reducido un 55 por ciento desde 2006. Pero eso no basta: de aquí a 2030, la marca pretende rebajar un 40 por ciento las emisiones de CO2 (alrededor de 200 millones de toneladas de CO2). Y este objetivo se aplica a toda la vida útil de los vehículos de BMW Group: producción, reciclaje y cadena de valor al completo incluidos. La sostenibilidad será el factor clave que determinará todas las acciones de BMW Group.

BMW aspira a ser el fabricante de soluciones para la movilidad individual más sostenible del mundo.

Inversiones a favor del medio ambiente

Un componente muy importante de esta estrategia es la oferta de una flota de vehículos a batería innovadores de distintas categorías: para 2025, el 25 por ciento de todos los vehículos BMW serán modelos eléctricos (➜ Leer más: ¿Qué tipos de coches eléctricos hay?); para 2030, estos modelos ya supondrán el 50 por ciento. Y, hablando de coches eléctricos, las baterías de alto voltaje se pueden reciclar actualmente al 90 por ciento; los vehículos de BMW Group, al 95 por ciento. Así pues, el reciclaje permite obtener aluminio secundario o acero secundario a partir del material desechado para reutilizarlo después, como es el caso del BMW i Vision Circular, presentado en la IAA de 2021.

Este método es mucho menos perjudicial para el medio ambiente y genera muchas menos emisiones de CO2 que la extracción y elaboración de material primario. Hoy, una media de casi el 30 por ciento de los materiales empleados para fabricar los vehículos de BMW Group son materiales reciclados o reutilizados. No obstante, BMW apunta más alto: de acuerdo con el principio secondary first (primero secundarios), este valor se irá incrementando de forma gradual hasta el 50 por ciento. BMW solo utilizará materias primas de primera extracción cuando no haya otra alternativa. El objetivo de BMW es convertirse en el fabricante de automóviles más sostenible del mundo.

5 datos sobre BMW i Vision Circular

  1. Economía circular como primer mandamiento
  2. 4 principios del diseño circular: RE:THINK, RE:DUCE, RE:USE, RE:CYCLE
  3. Minimalismo como objetivo supremo
  4. Sostenibilidad y lujo unidos
  5. Accionamiento eléctrico con carga bidireccional

Definir objetivos claros para el futuro

El BMW i Vision Circular sirve de anticipo de lo que podría ser el futuro circular de BMW Group. «El BMW i Vision Circular es una muestra de nuestro planteamiento integral y sistemático de la movilidad sostenible. Encarna nuestro afán por ser pioneros en el desarrollo de una economía circular», explica Oliver Zipse, presidente del consejo de administración de BMW. Y añade: «Queremos que nuestra posición de liderazgo en cuanto a eficiencia de recursos no se limite al proceso de producción, sino que englobe todo el ciclo de vida de nuestros vehículos».

Diseño circular: los 4 principios

RE:THINK

En sentido figurado: no dejar piedra sin remover. Esta visión de vehículo y, sobre todo, el proceso de fabricación (ciclos de materiales incluidos) se han diseñado, desarrollado y optimizado partiendo de cero.

RE:DUCE

Reducción en la medida de lo posible: tanto en el uso de materiales como en la sustitución de elementos de mando físicos por elementos de mando digitales. Esto sirve para proteger el medio ambiente, ahorrar costes y distraer menos al conductor.

RE:USE

El objetivo es alargar la vida útil mediante la reelaboración y la reconfiguración. Con unas conexiones de fácil desmontaje es mucho más sencillo sustituir materiales y componentes individuales y cabe la posibilidad de reinventar el vehículo una y otra vez.

RE:CYCLE

Se da prioridad al uso de materiales reciclados que se puedan volver a utilizar cuando el producto llegue al final de su ciclo de vida. El uso de pocos grupos de monomateriales diferentes con uniones fácilmente separables es decisivo para un buen reciclaje.

El objetivo de diseño primordial durante el proceso de elaboración del estudio era crear un vehículo optimizado para ciclos cerrados de materiales que alcanzase una proporción del 100 por ciento de materiales reciclados o del 100 por ciento de reciclabilidad. Para ello, además de materias primas de origen biológico, se utilizan también (y principalmente) materiales procedentes de otros productos que ya han agotado su vida útil. Es el caso, por ejemplo, del acumulador de energía: la batería de estado sólido del BMW i Vision Circular es totalmente reciclable y está hecha casi al 100 por ciento de materiales procedentes del ciclo de reciclaje.

Durante el proceso de diseño del BMW i Vision Circular hemos tenido en cuenta la circularidad en todo momento desde el principio.
Adrian van Hooydonk

Head of BMW Group Design

Diseño: algo nunca visto hasta ahora

El BMW i Vision Circular también abre nuevos horizontes en cuanto al diseño; basta con fijarse en la parrilla para darse cuenta (➜ Leer más: Historia de la parrilla BMW). En lugar del formato tradicional con marco cromado y varillas, la parrilla se ha reinterpretado como una superficie digital que se extiende por todo el ancho de la parte frontal y combina faros y parrilla en un mismo elemento. Al mismo tiempo, la superficie de la parrilla es una interfaz gráfica. En el futuro, la representación digital podría eliminar la necesidad de fabricar faros y paragolpes en distintas variantes geométricas y, de este modo, contribuir a ahorrar materiales y herramientas. El BMW i Vision Circular no tiene ningún otro elemento decorativo de los que se utilizan hoy para denotar calidad. Hasta el emblema de la marca (➜ Leer más: El logo de BMW: significado e historia) está grabado directamente en el frontal y el distintivo del vehículo está grabado por láser para evitar el uso de piezas adicionales.

BMW siempre ha sabido cómo resolver las aparentes contradicciones en sus productos.
Domagoj Dukec

Head of BMW Design

El arte de la supresión: la sostenibilidad y el lujo no están reñidos

Además, en el BMW i Vision Circular se ha prescindido deliberadamente de la pintura exterior. En su lugar, la carrocería de aluminio secundario cuenta con un acabado anodizado que le da un color oro claro. Gracias al tratamiento térmico se obtiene un tono cromático muy especial. La ventaja de esta supresión es que se mantiene la pureza de los metales para optimizar el potencial de reutilización. Siguiendo la tónica de la parte delantera, todas las superficies de indicación y funciones de iluminación de la parte trasera están integradas de forma invisible en el portón trasero de cristal oscuro. El paragolpes de aerodinámica optimizada de la parte inferior, también de plástico claramente reciclado, completa el diseño de la parte trasera. Los neumáticos tampoco son una excepción de la circularidad. Están hechos de caucho natural cultivado de forma sostenible.

La cantidad de materiales distintos se ha reducido al mínimo.

BMW también sigue invariablemente la senda de la circularidad en el interior del vehículo – sin perder de vista las necesidades de los pasajeros. Y es que una selección consciente de los materiales (➜ Leer más: Materiales sostenibles) no está reñida con el lujo. Entre las soluciones técnicas elegidas se encuentran el uso de monomateriales y la aplicación de unión sin adhesivos para garantizar el máximo nivel de desmontaje y pureza. En lugar de adhesivos, en el estudio se utilizan soluciones de unión inteligentes como cordones, botones a presión y cierres rápidos. Para reducir al máximo los descartes y recortes, todos los componentes y materiales se fabrican con precisión milimétrica, por ejemplo, mediante impresoras 3D. Y cualquier posible excedente se devuelve de manera sistemática al ciclo de materiales.

Solo lo mejor para los acompañantes

La superficie de visualización y manejo que puede verse en el exterior por debajo de las ventanillas es un nexo de unión entre la carrocería y el habitáculo y, como tal, también se encuentra en el interior. Siguiendo la misma tónica que el cuadro de instrumentos y la iluminación ambiente, esta superficie integra funciones tales como los botones de los elevalunas, los mandos de apertura de las puertas o los controles del parasol del techo. Y a este elemento también se le ha aplicado el principio de circularidad: en caso de desmontaje, es el único componente electrónico de las puertas y, al tratarse de un solo módulo, resulta muy fácil extraerlo y separar los materiales por clases.

El BMW i Vision Circular encarna nuestro afán por ser pioneros en el desarrollo de una economía circular.
Oliver Zipse

CEO of BMW AG

Además, el fondo del habitáculo cuenta con un amplio asiento trasero ligeramente elevado. Los reposacabezas parecen cojines y llevan altavoces debajo. Por lo tanto, cada plaza tiene su propia zona de sonido. El control directo del sonido reduce el número de piezas necesarias y simplifica el desmontaje del sistema. La tapicería de los asientos es, por supuesto, de material 100 por ciento reciclado. En el pilar C encontramos un excelente ejemplo que ilustra el principio de la reutilización (RE:USE): aquí, el controlador iDrive de cristal de un BMW iX (➜ Leer más: Nacido eléctrico) disfruta de una segunda vida con una nueva función convertido en una lámpara.

El Neue Klasse será un primer gran paso

Aparte de estas innovaciones en términos de materiales y diseño, el BMW i Vision Circular también permite la carga bidireccional (➜ Leer más: Todo sobre la recarga del coche eléctrico). Esto significa que el vehículo hace las veces de acumulador portátil de energía y se puede utilizar para alimentar edificios o infraestructuras de su entorno. Incluso puede devolver electricidad a la red eléctrica y, de este modo, contribuir a amortiguar los picos.

Y, hablando de coches eléctricos, BMW ya anunció hace tiempo que volverá a lanzar al mercado un nuevo Neue Klasse (➜ Leer también: Mucha clase gracias al Neue Klasse). En este modelo se incluirán muchas de las ideas que el BMW i Vision Circular ha puesto sobre la mesa. Zipse lo corrobora: «Con el Neue Klasse daremos el siguiente gran paso en este sentido. Por lo que respecta a la sostenibilidad, estamos desarrollando el Neue Klasse con la misma mentalidad que el BMW i Vision Circular». Esto significa, ante todo, que todas esas personas que aguardan ansiosas no tendrán que esperar hasta el año 2040 para ver muchas de estas novedades tecnológicas.

¿Qué es el BMW i Vision Circular?

El BMW i Vision Circular es una visión del fabricante de automóviles BMW que sirve de anticipo del año 2040 y que se presentó al público en la IAA de 2021. El estudio se centra en la sostenibilidad y el lujo. Su diseño se basa sistemáticamente en los principios de la economía circular a fin de reducir las emisiones de CO2.

Autor: Nils Arnold; Fotos: BMW

THE BMW i VISION CIRCULAR

Saber más