ADN sostenible

En su orientación hacia la sostenibilidad y la innovación, BMW aplica un enfoque integral, desde la cadena de suministros, pasando por la producción y el uso hasta el aprovechamiento.

Un ejemplo es el nuevo BMW iX, que se fabrica en Dingolfing. Christoph Schröder, director de esta planta del BMW Group...

…y Steffen Aumann, director de Reciclaje del Centro de Reciclaje y Desmantelamiento de Múnich-Lohhof de BMW, explican en esta story el plan de sostenibilidad de sus sedes.

“Dingolfing es la mayor fábrica de Europa de la empresa y la principal para los modelos de la clase superior de BMW. Ya desde 2016 fabricamos aquí vehículos eléctricos: los PHEV de la serie BMW Serie 7 y Serie 5”, explica Christoph Schröder.

Además de la planta de automóviles, en Dingolfing está la sede del centro de competencia mundial de producción de motores eléctricos de BMW Group. Aquí se producen módulos de baterías, baterías de alta tensión y motores eléctricos para vehículos enchufables híbridos y eléctricos, como el nuevo BMW iX.

Los claros objetivos de reducción del consumo de recursos también se han cumplido siempre. En casos como energía y agua, en la última década redujimos el consumo por vehículo en forma considerable, en más de un quinto, informa Christoph Schröder.

Para ello utilizamos las más diversas herramientas: desde la infraestructura técnica de edificios, pasando por un parque de sistemas de gran eficiencia energética, hasta un mayor uso de energías renovables.

La sostenibilidad tiene muchas facetas y abarca desde la planificación del embalaje, pasando por la logística y el reciclaje, hasta temas como la biodiversidad y la gestión del agua.

En toda la planta de Dingolfing, el porcentaje de reciclaje supera el 99 por ciento. La mayor parte recae sobre el taller de prensado, donde se separan los recortes de acero y aluminio, pero el reciclaje también se practica estrictamente en las oficinas y la producción. En total se separan 85 tipos diferentes de residuos.

“El punto culminante de la cadena de reciclaje siempre es la reutilización de componentes”, explica Steffen Aumann. Tras el control de funcionamiento del vehículo, cuando corresponde, se extrae la batería de alta tensión y se examina qué elementos pueden volver a utilizarse.

Una vez finalizado este proceso, los expertos extraen todos los componentes pirotécnicos (airbags, tensor del cinturón, sistemas de seguridad). Posteriormente, el vehículo pasa a la plataforma de drenaje, donde se extraen todos los fluidos.

En la plataforma de desmantelamiento se desmontan las piezas de reciclaje detectadas, los componentes de desarrollo interno y, si corresponde, los materiales no deseados, como la batería de arranque, pesos o baterías pequeñas.

Vale destacar: también los particulares pueden entregar su vehículos BMW usados en el Centro de Reciclaje y Desmantelamiento, explica Steffen Aumann.

El BMW Group utiliza en la fabricación del BMW iX exclusivamente energía verde. Los materiales de almacenamiento de alta tensión empleados se extraen y procesan en condiciones justas. El BMW Group adquiere el cobalto y el litio en forma directa y lo proporciona a los fabricantes de baterías.

Los proveedores deben cumplir con requisitos estrictos sobre la capacidad de reciclaje de los materiales. Para el interior se utiliza cuero natural curtido con hojas de olivo, y madera con certificación FSC en el centro de control de la consola. Así se cierra el círculo del reciclaje.