Deja que el mundo te hable

8 min de lectura
El rapero Nas y la escultora Kennedy Yanko fueron los protagonistas de la reciente presentación del nuevo BMW Concept XM en la feria Art Basel de Miami. Acompáñanos a su encuentro en la ciudad de Nueva York para una charla sobre el proceso creativo, la inspiración y cómo dejar que el mundo te hable para seguir creando.

17 de diciembre de 2021

De Queensbridge a Bushwick

Puede que al principio no pensemos que los raperos y los escultores tienen mucho en común. Como disciplinas artísticas difieren enormemente: una trata de la exuberancia lírica, la otra de la manipulación de los materiales y la forma. Pero hay paralelismos, e históricamente las artes y la música se han inspirado mutuamente. El proceso creativo, el papel del arte en sí mismo y las lecciones que se extraen de la obra pertenecen a la vida de todo artista, sea cual sea el medio.

El rapero Nas y la artista Kennedy Yanko tienen algo más en común. Para ambos Nueva York es su hogar, aunque el rapero se ha mudado recientemente a Los Ángeles. Nos encontramos con ellos en Brooklyn, donde las dos estrellas se reúnen para conocer mejor el trabajo del otro y recorrer «la ciudad que nunca duerme» en un BMW M3 Competition morado.

La pequeña excursión nos lleva a echar un vistazo entre bastidores de dos artistas contemporáneos de increíble éxito, comenzando primero en el estudio de Yanko, para pasar después al terreno de Nas en el barrio de Queensbridge, antes de terminar en Sweet Chick, un restaurante del que es copropietario la estrella del rap.

El éxito tiene varias formas

Nas (nacido como Nasir bin Olu Dara Jones) comenzó su carrera en Queensbridge a principios de los 90, consolidándose rápidamente como un letrista creativo y de talento extraordinario. Eran los primeros años que condujeron a la edad de oro del rap de la Costa Este a finales de los 90, una época que Nas llegaría a definir con numerosos singles y álbumes superventas.

Su álbum de presentación, «Illmatic», lanzado en 1994, sigue considerándose uno de los grandes clásicos del rap, canonizado hace tiempo como una obra maestra moderna y una pieza imprescindible para cualquier coleccionista con criterio. Lo mismo puede decirse de varios de sus siguientes éxitos, «It was written», «I am...», «Nastradamus», «God's Son» y «Stillmatic», por nombrar algunos. Solo hay que preguntar a cualquier persona que sepa de ritmos para saberlo: no es nada exagerado situar a Nas como uno de los grandes del rap de todos los tiempos, un verdadero maestro de su disciplina, con un talento único para la reinvención constante y la narración creativa que ha hecho que su nombre sea eterno para los fans de todo el mundo.

Kennedy Yanko nació en San Luis, Missouri, pero hoy vive y trabaja en Bushwick, Brooklyn. Se ha labrado un nombre como una de las escultoras e instaladoras con más talento de su generación.

La obra de Yanko consta principalmente de esculturas de metal y piel pintada que crea a partir de chatarra, mármol, vidrio y grandes vertidos de pintura que deja secar y luego esculpe. Yanko describe su proceso como «diálogo y redefinición»: trata de comprender las propiedades físicas del material para transformarlo en algo distinto y provocar nuevas percepciones y expresiones.

Yanko debutó con tres exposiciones en solitario en 2019, «Highly Worked» (Nueva York, NY), «Hannah» (Chicago, IL) y «Before Words» (Grand Rapids, MI), que crearon el impulso para otras dos exposiciones en solitario en 2020, «Because it's in my blood» (Milán, IT) y «Salient Queens» (Los Ángeles, CA). En 2021 presentó otras dos exposiciones en solitario, «Postcapitalist Desire» (Nueva York, NY) y «Three Generations» (Nueva York, NY) y se convirtió en la artista residente del Museo Rubell, todo un honor. Durante su residencia, creó sus mayores obras hasta la fecha, ahora instaladas en el museo, y que acaban de debutar en público; el título de su exposición es «White, passing».

Su obra se encuentra en colecciones públicas y privadas, expuesta en instituciones como la Universidad del Sur de Florida y en museos privados como The Bunker Artspace en West Palm Beach, Miami, y Espacio Tacuari en Buenos Aires, Argentina (➜ Leer más: Cómo comprar arte).

Puntos en común

Entonces, ¿qué sucede cuando dos mentes así se encuentran para encontrar puntos en común? Para empezar, darse cuenta de que la creatividad no puede colocarse realmente en categorías rígidas o en conceptos anticuados.

«La música rap consiste en decir cosas para hacerlas realidad», dice Nas al preguntarle sobre su modus operandi; cómo y por qué sus letras adoptan la forma que tienen. «De tu mente al papel y luego a la grabación. Realmente es una gran experiencia porque te das cuenta de que las palabras son poder. Pero, en realidad, cualquiera puede hacerlo. Cualquiera puede encontrar este tipo de creatividad e incluso las cosas más pequeñas pueden servir de inspiración. Lo único que hay que hacer es aprovecharlas».

«Sí, pienso mucho en eso en mi trabajo», comenta Yanko, «la transmutación del pensamiento en existencia que se produce cuando esculpo. Hay algo energético que vibra ahí dentro».

De tu mente al papel y luego a la grabación. Realmente es una gran experiencia porque te das cuenta de que las palabras son poder.
Nas

Lo que hay dentro de ti

Sin embargo, pasar del pensamiento a la realidad no es nada sencillo. Cualquier artista sabe que la inspiración y los momentos de claridad no pueden organizarse, planificarse ni controlarse (➜ Leer más: Jeff Koons: el sentido de todo). Y como los dos artistas coinciden rápidamente, a veces es mejor no saberlo.

Esto se aplica especialmente a Yanko. Una parte de su proceso creativo, como señala, consiste en entablar un «diálogo formal» con sus materiales – a menudo chatarra obtenida en sus numerosos viajes fuera de la ciudad – para comprender plenamente sus propiedades y su forma actual. Solo entonces sabe cómo tratar el material y dar sus primeros y cuidadosos pasos hacia la creación.

«Tengo esta 'cosa' a la que estoy reaccionando», dice sobre este proceso. «Y, antes de estar físicamente con ella, solo puedo tener una idea de cómo voy a reaccionar».

«A veces puedo entrar en el estudio sin ningún plan y salir con el mejor tema que he hecho en años», añade Nas, asintiendo. «Me gusta no tener un plan. A veces ese es el momento en el que te encuentras con cosas inesperadas. Y es muy gratificante darte cuenta de que lo tenías dentro todo el tiempo. Solo tienes que entrar y dejar que el espacio te hable».

Tengo esta ‘cosa’ a la que estoy reaccionando.
Kennedy Yanko

No siempre se puede ver todo

A menudo, esto puede ser una tarea solitaria. Una carga que la gente con talento debe llevar a solas. Pero a medida que el mundo del arte, la moda, el diseño y todo lo demás se vuelca cada vez más en las colaboraciones, las cooperaciones entre campos y el pensamiento cocreativo, también surgen nuevas oportunidades para obtener nuevas perspectivas (➜ Leer más: La importancia del ajetreo).

Sin embargo, esto no será nada nuevo para Nas. El rap tiene una larga y bien documentada historia de estas colaboraciones; los artistas de rap raramente lanzan álbumes sin que aparezcan raperos o cantantes invitados en temas seleccionados. En palabras de Nas, «no hace toda la música él mismo».

«Siempre colaboro porque trabajo con productores. Y puede que quieran escucharme con otro artista y que yo nunca lo haya pensado hasta ese momento. Así que, como esta idea se le ha ocurrido a un productor, montamos algo que yo mismo no podía ver en un principio. Me encanta cuando todo confluye de esta forma». Para Yanko la historia es algo distinta. La joven artista sabe que trabajar en este mundo puede ser muy solitario. «Hablamos de estar solos» señala. «Pero cuando empecé a esculpir, tuve que salí a buscar materiales y me topé con todo un mundo que realmente me abrió los ojos. Encontré algo dentro de mí que podía beneficiarse del apoyo [de otros]. Eso realmente transformó mi forma de ver las cosas».

Cuando empecé a esculpir, tuve que salí a buscar materiales y me topé con todo un mundo que realmente me abrió los ojos.
Kennedy Yanko

Construyendo juntos

Es precisamente este tipo de cambio el que puede alterar el juego por completo para quien espera destacar y lanzarse al estrellato. Pero, ¿cómo sabes dónde está la inspiración, o qué impulsos sirven y cuáles no? (➜ Leer más: Jeff Koons y el arte del liderazgo).

«Creo que es importante trabajar con alguien, sentir que los dos tenéis un interés común en lo que puede salir de vuestra unión», opina Nas. «Otras veces, puedes ver a la gente haciendo cosas, y puede ser interesante, pero no es lo tuyo».

«En última instancia, se trata de contribuciones», añade Yanko. «Si estamos construyendo algo juntos, entonces estamos creando nuestra experiencia compartida y nuestra contribución conjunta. Así que, al pensar en con quién trabajamos y con quién actuamos, se trata realmente de alinearse y sentirse a gusto».

Emisiones CO2 234 - 228 g/km (combinado)
Consumo 10,2 - 10,00 l/100 km (combinado)
Siempre estoy en vilo.
Nas
1 / 4
2 / 4
3 / 4
4 / 4

En vilo

Tanto Nas como Yanko tendrán muchas razones para sentirse a gusto, independientemente de con quién decidan trabajar o no.

A lo largo de casi tres décadas, Nas lo ha hecho literalmente todo. Cuenta con múltiples premios, el último un Grammy en marzo de 2021 tras recibir nada menos que 14 nominaciones a lo largo de su carrera. A esto hay que añadir millones y millones de ventas y descargas de discos y una exitosa carrera como empresario, filántropo y mentor. En cuanto a Yanko, la fiesta acaba de empezar. Las obras de la artista están muy solicitadas, ya que causa sensación en la escena artística internacional. Recientemente, una de sus esculturas fue el artículo más pujado en una subasta en vivo de Sotheby’s en la Gala del Museo Andy Warhol en Nueva York.

Entonces, ¿cómo se mantienen los dos en la búsqueda del próximo desafío? ¿Qué es lo que realmente les hace avanzar en su búsqueda del próximo instante de inspiración o del giro en el proceso que producirá la próxima obra?

Para Nas, la receta es sencilla. Algo tan simple como la típica curiosidad parece funcionar.

«Siempre estoy en vilo para ver qué va a pasar a continuación», resalta Nas. «Se trata de la expectación por ver qué viene después de esto. Siempre me entusiasma lo que está por llegar».

Para Yanko, a su vez, la clave parece ser su capacidad de sorprender, quizá sobre todo, a sí misma. «Lo que siempre me sorprende es que ocurra», indica Yanko.

«Tengo la sensación de que no puedo creer que [lo que creo] se vea y se sienta exactamente como yo quería que se sintiera. Y es una de las experiencias más satisfactorias poder crear así».

 

Nas y Kennedy Yanko estuvieron presentes como invitados especiales y artistas cuando BMW reveló el nuevo vehículo BMW Concept XM en la reciente feria Art Basel de Miami.

Vea a continuación el vídeo de las dos estrellas conversando en la ciudad de Nueva York

͞

Autor: David Barnwell; Fotos: Nate Shuler; Vídeo: BMW

THE CONCEPT XM

Saber más